miércoles, 31 de agosto de 2011

Acerca de esta puerta

IMG_0058

Hay unas manos pintadas en la puerta, como empujando para abrirla, como queriendo entrar en el interior de una casa que ya nadie habita, que ya nadie alimenta con su pulso y donde hace tiempo que dejó de encenderse la lumbre y de anhelarse la llegada de tiempos mejores. Las manos parecen desesperadas en su empeño, tanto que se han quedado escritas en los listones de madera, tercas por dejar la impronta de su obstinación sobre las humildes tablas de carballo. Hay también unos ojos que pertenecieron antiguamente al árbol, nos contemplan desde la puerta y amenazan al visitante con una mirada terrible y espectral que habla sobre los peligros de ignorar sus advertencias. Es quizás de lo que trata esta fotografía, de la lucha entre el forastero y la casa y sobre lo que éste se encontró una vez cedió la puerta. O no. Y yo, que simplemente pasaba por allí y me hice estas preguntas, puede que siempre quiera conectar a mis fotografías con una historia inventada que fabule acerca de lo imposible que es que nada tenga una historia. Es una hipótesis igual de válida que la tuya que, sea cual sea y responda al impulso que responda, me encantaría escuchar.

1 comentario:

alba dijo...

yo creo que esas manos son la sombra de tu propia curiosidad, estás de espaldas a ellas porque en el fondo quieres y no quieres saber que hay detrás de esa puerta, a veces es mejor usar la imaginación que saber lo que hay detrás realmente