jueves, 24 de marzo de 2011

Lisboa es un estado de ánimo

Lisboa no es un lugar, es un estado de ánimo. Y ahora que el momento de partir se me hace próximo, veo cuál de manera clara, transparente, limpia. Lisboa es melancolía, es todo lo que pudo haber sido y no fue, es recogimiento, tristeza y pura vida, Lisboa es un mar de dudas y misterios escondidos tras la mugre hermosísima de sus fachadas y tejados. Lisboa es un sueño triste y evocador, repleto de sonidos lejanos y luces amarillas, de personas desconocidas totalmente solas, abatidas, con el corazón hecho pedazos. Lisboa es naranja y plateada, y susurra historias sobre el más remoto pasado, historias que nadie puede (ni quiere) comprender. Lisboa es la más dulce de las promesas nunca cumplidas, pero no importa, porque siempre es mejor quedarse con la miel en los labios que absolutamente nada.

IMG_0028

IMG_0167

IMG_0031

IMG_0161

IMG_0019

IMG_01166

IMG_0141

IMG_0212

IMG_0171

IMG_0262

IMG_0047

IMG_0134

heygla (280)

heygla (281)

IMG_0004

IMG_0095

IMG_0255

IMG_0288

IMG_0270

IMG_3144

IMG_0300

IMG_0467

IMG_0116

IMG_02122

Lisboa va a acabar por romper mi corazón, y cuando vuelva a mi viejo punto de partida, sentiré que en realidad me había quedado dormida y que todo fue uno de esos sueños míos que, una vez despierta, me penetran la conciencia todo el día.

27-11-2009

2 comentarios:

Jennifer dijo...

Me encantan los foto reportajes que posteas en blanco y negro ultimamente. Algunas de estas fotos son verdaderamente preciosas :)

Brummella Brumaria dijo...

Aunque no pude vivir la ciudad tan a fondo como tú, me sorprendió muy gratamente la primera vez que la visité y siempre quedan ganas de volver. Una gran ciudad decadente y con un encanto profundo, sí señora.