viernes, 20 de noviembre de 2009

Filipa Oliveira

La primera modelo femenina que he fotografíado para Blu Models, Filipa Oliveira. A este paso creo que será la única porque en mi calendario sólo hay previstas sesiones masculinas. Pero ya hay algunos planes alternativos perfilados con distinas personas y en distintos lugares, vease Sintra. Hay que exprimir Lisboa hasta el final.
Por cierto, quiero alquilar un estudio y por aquí me han dicho 100€ por medio día. ¿Alguien me puede decir cuál es el precio medio aproximado?

03

09

08

12

15

18

17

19

20

Estilismo: Rogerio Balestero y Elías Ferreira.
Peluquería y maquillaje: Paulo Varela.
Modelos: Filipa Oliveira (Blu Models).

martes, 17 de noviembre de 2009

WS | Lisboa, toma 2

Os sigo bombardeando con las fotos hechas durante el workshop al que fui el fin de semana. Esta vez con las que tomamos el domingo, usando luz ambiente y jugando con el iso alto y el desenfoque. Como veis, no tienen nada que ver con las que hicimos el sábado con flashes de estudio. La verdad es que me quedo con estas, me encanta el efecto. Tengo que ponerlo más en práctica ya que nunca me había atrevido a hacerlo. Por cierto, adoro el estilismo que se curraron las adorables chicas de C´est Fantastique, espero volver a verlas pronto para hacer juntas algún que otro proyecto.

WS | Lisboa. Into the Light

WS | Lisboa. Into the Light

WS | Lisboa. Ballerina inside a Box

WS | Lisboa. Ballerina inside a Box

WS | Lisboa. Kittizen

WS | Lisboa. Kittizen

WS | Lisboa. Kittizen

Estilismo: C´est Fantastique.
Peluquería y maquillaje: Joana Silva Bellucci.
Modelos: Joana Castro y Elisabeth (Best Models).

domingo, 15 de noviembre de 2009

WS | Lisboa, toma 1

Este fin de semana estuve, aquí en Lisboa, en un workshop de fotografía de moda impartido por Vitor Shalom. La experiencia ha estado muy bien, el tipo nos ha dado un montón de consejos, he aprendido a fijarme en los pequeños detalles y a dirigir a las modelos (aunque a veces no entiendan ni lo más mínimo lo que les pides y desesperes). Hoy hicimos fotos con luz natural, pero ayer estuvimos investigando un poco el universo del estudio. Aunque este tipo de fotografía no es exactamente mi estilo sí me parece un campo a explorar muy interesante y con infinitas posibilidades. ¡Quién me diera tener un estudio propio!

WS | Lisboa

WS | Lisboa

WS | Lisboa

WS | Lisboa

WS | Lisboa

Estilismo: C´est Fantastique.
Peluquería y maquillaje: Colombina Diego.
Modelos: Linda Martins y Sofia Belanciano (Elite Lisbon).

sábado, 14 de noviembre de 2009

Adaptación al medio

Dicen que sólo sobrevive el más fuerte y el que logra adaptarse al medio, por hostil que parezca en principio. Pues parece que felizmente yo seré de los que sobreviven, ya que al fin Lisboa me está mostrando su lado más amable y el proceso de adaptación parece estar a punto de concluír. Lo cierto es que me siento pletórica de creatividad y con las pilas cargadas, que ya era hora. Sigo haciéndo prácticas para Blu Models y fotografiando a los modelos que tienen en plantilla. A Tiago Costa ya lo conoceis y aquí os dejo algunas fotos más de las que hicimos, pero si seguís mirando más abajo vereis a Alexander Nogarolli, un hombre de 1,90m de estatura que me costó bastante fotografiar cuando estaba de pie (he descubierto que ser bajita no es una ventaja para la fotografía, no). Como siempre, el estilismo corre a cargo de Elías Ferreira y Rogerio Balestero, dos personas maravillosas que voy a echar mucho de menos cuando abandone Lisboa.

Tiago Costa

tiago_doble_02

tiago_doble_01

tiago_doble_03

tiago_doble_04

tiago_doble_05

tiago_doble_06


Alexander Nogarolli

alexander_doble_02

alexander_doble_01

alexander_doble_03

alexander_doble_04

Y además, mañana asistiré a un workshop de fotografía de moda organizado por VEGA Estudio e impartido por Vitor Shalom, fotógrafo brasileño afincado en Milán veterano en esto de los workshop y con una gran experiencia en moda y publicidad. El sábado y el domingo los tendré bien ocupados aprendiendo y fotografiando, que a eso vine a Lisboa, caramba. Este es el tipo de cosas que a buen seguro echaré mucho en falta cuando vuelva a Ourense, sí.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Expos varias y publicaciones

Con todo mi caos lisboeta se me ha pasado hablaros de que este año vuelvo a participar en el Outono Fotográfico ourensano, esta vez en la exposición colectiva Dona Interior que comisaría Vitor Nieves. Somos 11 las fotógrafas gallegas que participamos en esta muestra dedicada al interior de la mujer. La expo podréis verla en Ourense en la librería Eixo del 2 al 15 de noviembre y en el Centro Comercial Pontiñas de Lalín de 17 al 30 de noviembre.

Haz click en la imagen para ver el catálogo de la exposición.


Por otra parte, también habrá fotografías mías en las I Jornadas Steampunk que se celebran en España, concretamente en Barcelona. Amanda Daniela, Kemê Photography, Laura Wächter, Amoelbarroco y yo conformamos una pequeña exposición de ilustración, moda y fotografía dentro de las actividades de estas jornadas, no se las pierdan si les pilla suficientemente cerca.


Y claro, siguiendo con el caos, también se me había pasado hablaros de que la revista online venezolana Razor Monkey ha publicado mi trabajo en su tercer número dedicado a los retratos. Podeis descargárosla haciéndo click en la imagen.


miércoles, 4 de noviembre de 2009

Tiago el Gato

tiago_y_yo

Tiago fue para para mí como un bebé que alguien anónimo y sin escrúpulos deja en la puerta de tu casa metidito en una cesta. Y también fue exactamente lo que necesitaba en el día tormentoso en el que me lo encontré. Él me ayudó mucho más de lo que su pequeña cabecita jamás hubiese podido imaginar. Quizás fuese él el que creyese estar en deuda conmigo, el que me debía algo. Pero la realidad es que soy yo la que le tiene que estar eternamente agradecida.
Aquí en Lisboa lo cierto es que la vida tiene sus altibajos, quizás sea sólo para mí, recordemos después de todo que tengo cierta tendencia a tener el ánimo melancólico y a ver el lado negativo de las cosas. Lisboa tiene muchas cosas buenas, estoy segura, pero hasta ahora yo he descubierto pocas. No es que no me guste estar aquí, es una ciudad como cualquier otra para vivir, mejor que Ourense en muchos sentidos, peor en otros tantos. Pero sobre todo le falta una cosa: mi gente. Mi familia, mis amigos, Daniel. Nunca creí que iba a echar tanto de menos tantas cosas en tan poco tiempo. Amigos, soy una sensiblona.
Lo cierto es que tenía un día especialmente malo cuando decidí salir a dar un paseo, mi cámara de fotos y yo. El parque Eduardo VII no tiene nada de especial, y no pude evitar compararlo con el Retiro, un lugar en el que sí me gusta perderme. Marchándome ya del parque, escuché unos maullidos. Era un gatito extremedamente pequeño y aparentemente enfermo que se tambaleaba dentro de una propiedad privada en un más que probable estado de abandono. Lo vi a través de la verja, impotente durante minutos, incapaz de acceder de a él. Pero cuando reanudé mi marcha pude ver que la verja estaba abierta por otro extremo, que aquella finca era una universidad (ya se sabe que los lisboetas no se preocupan demasiado de rehabilitar absolutamente nada), y que aquel gatito tan dócil cambía dentro mi bolso. Y así me lo llevé a casa.
Intenté buscarle un hogar durante una semana por Lisboa, por España, por el mundo entero. Pero nadie quería un gatito. Ni siquiera en mi casa, donde ya hay uno bastante grande y peleón. Por supuesto, el cogerle cariño fue inevitable. Al segundo día, después de lavarlo, alimentarlo, curarlo y acariciarlo profusamente, ya parecía que llevaba una eternidad conmigo y que estaría conmigo el resto de su vida de gato. Pero no podía ser. Yo no podía quedármelo, y cuanto antes lo asumiera mejor para él y para mí.
Finalmente encontré un lugar para él, una familia amiga de la de Daniel lo quería. Ella era enfermera y él veterinario, ¿qué más podía pedirse? Cuando Dani vino a visitarme hace ya casi dos semana se lo llevó. Y sentí como se iba un amigo de verdad, el único incondicional que he tenido en Lisboa, el que más alegría sentía al verme cada día y el que más demandaba mi cariño. A pesar de todo, me alegré de que una familia lo acogiese, creí que su vida sería larga y buena, con un lugar cálido donde dormir y un plato de comida siempre lleno.
Tiago murió hace 2 días. Enfermó y descubrieron que no había nacido exactamente como todos los gatitos. Su cuerpo no era perfecto, era más pequeño de lo normal y quizás por ello me lo encontré solo, abandonado por su madre. Yo nunca noté nada. No encontré motivos de alarma en su barriga abultada, propia de los bebés, y lo activo y fuerte que desmostraba ser nunca me dio preocupaciones. Pero fueran cuales fueran los motivos, lo cierto es que él ya no está aquí. Se fue, y perdí un amigo. Un amigo con el que había establecido un vínculo fuertísimo de amor y comprensión.
Puede que fuese Lisboa la que me hizo quererlo así, puede que fuesen las fachadas desvencijadas, los fados tristes que se escucha salir de los locales, los pobres y miserables de todas condiciones que piden por las calles, la casa vieja y agrietada en la que vivo en la vetusta Rua Augusta. Puede que fuese que necesitaba un amigo, alguien que se alegrase cada vez que yo llegaba a casa, alguien a quien abrazar, tocar, sentir. Y mucho mejor si no era un humano.
Es por eso que digo que la que está en deuda soy yo, no él. Ahora ya no puedo hacer nada para recompensárselo. Todavía creo que lo voy a ver salir de detrás de la estantería cuando entro en mi habitación, y me gusta pensar que va a ser así. Ha valido la pena haber venido a Lisboa por haberlo conocido. Sentir eso es lo más que puedo hacer por él ahora que se ha ido. Y de una forma que jamás comprenderé, estoy segura de que él lo sabe y que esté donde esté su alma de gato se alegra de ello.