jueves, 26 de febrero de 2009

Mother's Room

Mother's Room

"Papá lo había hecho por mamá. Había matado una serpiente para ella. Después, le hizo arrancar la piel, y mamá se hizo hacer un precioso cinturón de piel de serpiente, que era lo que más le envidiaba. Cuando mamá muera, pensaba, el cinturón será mío. Con ese cinturón podré domar al dragón, y no necesitaré a ningún caballero. Pero mamá, en vida, llevaba el cinturón bien ceñido al cuerpo."

Su boca más que nada prefería, de Nadia Fusini.

martes, 24 de febrero de 2009

Entroidadas

Ha muerto ya el señor Carnaval, hemos enterrado a la sardina, y tan sólo nos queda un buen sabor de boca y poner la vista en el año próximo. A continuación, imágenes que revelan nuestra doble identidad.

Viernes 20

02
Antía Lauper!

03
Vacuii Lauper y un aburrido que no se disfrazó.

04
El Santo Chamaquito Picante preparado para la acción.

05
Perro Aguayo Weón y el Santo Chamaquito Picante.

06
Nunca un cartón de vino sintió más miedo.

07
En el tour mexicano del 83, Vacuii Lauper tuvo la oportunidad de conoser al Santo Chamaquito.

08
Let's Dance!

Sábado 21

09
La folclórica Daniela de la Cruz posando para la portada de su nuevo disco de coplas.

10
Detalle de peineta y su magnífica sujeción.

11
Daniela de la Cruz domina el quejío como ninguna.

12
Vacuii Sue dejó de lado sus labores del campo para beber unos tragos con Sole Winehouse.

14
Sole Winehouse practicando su actividad favorita.

15
Hay que marcar a las reses pero Vacuii Sue se lo toma con buen humor.

16
Sí, el rubio me sienta estupendamente. Y la sombra de ojos azul ni te cuento.

17
Una payaseta y Perro Aguayo Weón.

18
Fak ya, modafaka!

19
¡Para comerte mejor!


Lunes 23

20
Los ochenta fueron malos tiempos para la virilidad.

21
Una gata negra o como Vacuii se quedó sin ideas.

22
Grijandememore!

23
George Pablo discute con su representante sobre cambios en su indumentaria.

24
Bamoh a acernoh sta fot0 pra el Jonatan k a vuen seguroh le kamelamor.

25
¡Socorro, he vuelto a los ochenta!

26
You are a fucking bitch, fucking ass hole!

27
Ale Winehouse strikes again.

28
¿Choni años 90 o niña chunga japonesa?

29
No pueden faltar una adecuada higiene y un poquillo de "buen material".

31
Una pareja recién salida del averno.

30
Miau!

miércoles, 18 de febrero de 2009

Cristian y Pablo

Cristian vive, además de con un conejo que le roba las zanahorias (verídico), con una pequeña colección de robots azules de cara fea e inexpresiva. Sufre una fobia atroz jamás resuelta hacia las arañas , y últimamente parece que también a ser retratado. Hoy mismo encontré en su cuarto de baño una arañita microscópica, intenté matarla pero escapó. Tengo miedo de que se la encuentre en la ducha porque un día de estos vamos a llevarnos un disgusto. Ha conseguido decorar su casa con artículos del todo a 100 sin que el resultado tenga un tufo hortera. Cocina increíblemente bien y a veces (siempre, todos) abusamos de esta cualidad. Sus platos de pasta están que te cagas.

Pablo se pasa el día jugando a la Xbox en el piso de Cristian. Le gustan unos juegos muy raros. Hace tiempo que estoy perdida en el mundillo de las consolas, pero no me imaginaba ni por asomo los derroteros que iban a tomar los juegos de aventuras. También le gusta mucho el queso en todas sus variantes, cosa que cada día nos une más. Es la única persona que conozco que sobrevivió a la ingesta de 17 palmeras de chocolate seguidas. Le gusta comer, como sospecháis, pero se conserva delgado y pinturero. Algo me hace pensar que le gusta mucho el color rojo. Según un amiga, tiene un churumbel en la cabeza. Pero eso es algo que merece una explicación aparte...


casacris_01
Cristian y sus robots azules. Insuflando vida a las bestias.


casacris_12
Bep, bep, quiero tu cerebro, bep.


casacris_02
Decoración barata y resultona.


casacris_03
¿Fómo difes?


casacris_04
Ay va la hostia, cual camionera cada día más.


casacris_07
A Cristian lo vamos a llevar al programa de La Caja para que supere su fobia a ser retratado.


casacris_08
Pablo es el doble de sex symbol al atardecer.


casacris_09
La foto más rara que he tomado jamás. Ni ellos son tan pequeños ni el empedrado tan grande. Iker, ¡te necesito!


casacris_10
¡Pero cabezones sí que son igual de cabezones!

lunes, 16 de febrero de 2009

Tener y no tener

Tener y no tener


miércoles, 11 de febrero de 2009

Un sueño

Transición, fundido al negro. Despertar de pronto, tras unos segundos de inconsciencia. Reconocer el nuevo mundo que se extiende ante los ojos. De pronto, un pub de dos plantas, estilo irlandés. Construido en madera, luz naranja, humo flotando sobre las cabezas. Gente bebiendo, silenciosa, en la barra. El jukebox emite un blues comedido que no conozco. Personas elegantes y decadentes, como Humphrey Bogarts o Marlenes Dietrichs en una fiesta que ya ha terminado. Les veo desde el suelo, donde he despertado. Sus ojos, en efecto, están posados sobre mí con pasmosa indeferencia. Pronto continúan con sus quehaceres, su estudiada rutina, beber y fumar lentamente. Alguien susurra “otro nuevo”. Con torpeza me levanto del suelo. Por supuesto nadie me tiende una mano. Me sostengo a duras penas agarrándome a la barra y un camarero delgado como una flor muerta me sirve una copa sin decir nada. Le pego un trago: es mi bebida favorita, vodka con naranja y mucho hielo. Se me acerca una mujer madura, de párpados caídos, labios rojos cuarteados y velo sobre el rostro. Parece una viuda adicta al prozac. Fuma. “Supongo que no sabes donde estás”. Su voz suena lejana, profunda, y llega a mí como una locomotora arrasando las vías en el interior de un túnel. No, ni idea. Pero a pesar del desconcierto, me siento a gusto. Me gusta aquel lugar. “Estás muerta”, continúa, “aquí es donde venimos todos al morir”. No puede ser. No recuerdo haber muerto. Es decir, ¿ocurrió algo que me produjese la muerte? No se me ocurre. “Es normal que no lo recuerdes”, me dice una voz monótona, aburrida. Pertenece a un hombre vestido de traje azul oscuro, unos 30 años mal llevados, la corbata negra aflojada en el cuello, cabello engominado que ha perdido su peinado original. “Nadie lo hace hasta pasado un tiempo. No te preocupes, más tarde o más temprano vendrá a tí de repente y lo recordarás todo”. Estoy desconcertada, pero me siento tan bien que no puedo ignorar esta sensación. Sigo bebiendo, cada trago me hace sentir más tranquila, más relajada. Me voy mezclando con el ambiente poco a poco. Se me van acercando personajes, me dan la bienvenida, otros un toquecito en la espalda, otros me invitan a un cigarrillo. Ninguno muestra demasiado énfasis, van circulando unos detrás de otros y pronto vuelven a sus posiciones originales. Pasa un tiempo imposible de discernir, parece que los minutos al pasar dejasen sobre mi cabeza el rastro baboso y brillante de un caracol, pesado y viscoso. Al cabo de un rato, siento que llevase allí una eternidad. Conozco ya a todos los integrantes de la noche. Son mi nueva familia. El huesudo camarero sigue sirviendo copas, he perdido la cuenta. No me siento borracha, es más, cada vaso me aclara, me despeja. De repente, un sonido brusco en el piso de arriba. Nadie se inmuta, yo subo las escaleras corriendo. Hay un hombre de pelo largo y liso en el suelo, con convulsiones. Está a los pies de una mujer joven que viste unos afilados tacones. Se termina su pitillo con calma, al terminar se agacha a recoger al hombre convulso. Al ponerlo en pie es mucho más pequeño de lo normal, pero su cuerpo es adulto. Parece construido a escala. Sin dificultad, lo lleva hasta una puerta, la abre, y se distingue malamente un pasillo largo y estrecho, negro como la boca del infierno. Quizás lo sea. Lo empuja, y el hombrecillo se desliza, acompañado de extraños alaridos, pasillo abajo. La mujer cierra la puerta tras de sí, parece que vuelve a dirigirse a su asiento, pero entonces advierte mi presencia. Debo de tener los ojos como platos. Sin que yo le diga nada me suelta: “esto es lo que ocurre cuando un demonio que acaba de nacer se cuela en nuestro mundo. El cambio de plano astral les produce convulsiones, se vuelven inofensivos, pero no sufren. Lo que he hecho ha sido devolverlo a su mundo”. Bajo de nuevo las escaleras. Me siento en mi taburete, me sirven otra copa, enciendo otro cigarrillo. Ya soy una más en aquel pub irlandés. Le digo al hombre que tengo al lado: “si llego a saber antes que estar muerto es así, hace tiempo que me hubiese suicidado”.

sueñoensepia

domingo, 8 de febrero de 2009

O todo lo contrario

otodolocontrario

Nosotros debemos de estar haciendo algo prohibido, algo fuera de la ley, algún tipo de rareza malévola reservada sólo para la gente de mal vivir. Nosotros debemos de estar haciendo algo muy malo para que nos guste tanto.

martes, 3 de febrero de 2009

Rêve en Rouge

Rêve en Rouge

Rêve en Rouge Rêve en Rouge

Maldita sea, estoy lo que se dice "harta de una misma". Digamos que no soporto ni mi reflejo en el espejo. Entre otras muchas circunstancias en las que no voy a entrar, lo que más me afecta es no avanzar, ver siempre lo mismo. Las mismas fotos, el mismo estilo, los mismos retratos una y otra vez. ¿Hasta cuando? Sé que debo de tirar abajo mis convencionalismos y volver a construír de nuevo con lo que ya he aprendido, debo hacerlo porque me apetece y para avanzar. ¿Por qué no soy capaz? ¿Qué me bloquea hasta la parálisis? ¿Qué hay en mi forma de mirar que se niega a cambiar? ¿No hay acaso fuerza mayor que la del convencimiento? Entonces, ¿por qué esta vez no funciona? Siempre he sido una cabezota y esta vez no basta. Quizás es porque me esté enfrentando a algo de proporciones inimaginables: romper la máscara que tan afanosamente me he construído, desmaquillarme y enseñar mi rostro lavado. Siento terror ante la idea de mostrarme tal y como soy, y sin embargo, lo necesito. Eso, o reviento.

domingo, 1 de febrero de 2009

Headache


La perpetua certeza de que siempre entiendes a los demás cuando los demás no te comprenden a tí.