martes, 19 de mayo de 2009

El cadáver de Renoir

Cuando Pierre-Auguste Renoir presentó este cuadro en société se armó un buen revuelo. Se pidió que alguien le explicase que "el torso de una mujer no es un amasijo de carne en descomposición con motas verdes y violetas que denotan la completa putrefacción de un cadáver". Renoir había visto más allá de la forma y descompuso en colores las sombras producidas por las ramas de los árboles sobre la pálida tez de su modelo. Y su hallazgo fue visto como una falta de rigor estético por los críticos de su tiempo.

Este es sólo uno de los cientos de miles de ejemplos que existen a lo largo de la historia de la humanidad y del arte de que la gente siempre ha sido muy necia y en el fondo, o no tan en el fondo, bastante gilipollas.

5 comentarios:

El Señor Rata dijo...

Eso me recuerda a esto:

«Cuando la belleza más célebre de París, Madame Virginie Avegno Gautreau, fue presentada por el pintor realista John Singer Sargent en su obra maestra Madame X, exactamente como era, superficial, egocéntrica, vestida de manera inmodesta, el público se escandalizó, Madame Gautreau se puso histérica, y el pintor fue obligado a retirarse a Londres.»
ISAAC ASIMOV

Y concretamente lo que entronca con tu entrada:

"Además de ser considerado el cuadro como obsceno, también surgieron voces que hablaban de necrofilia, debido a la manera de maquillarse ella lo que le daba un cierto aspecto cadavérico."

Atenta al escandalazo de Madame X:
http://losdeabajoalaizquierda.blogspot.com/2008/11/el-escndalo-de-madame-x.html

Me gusta, me gusta. :)

Alejandra Vacuii dijo...

Conocía el cuadro (cómo olvidarse de esa imagen) pero no su historia. Todavía me resulta curioso encontrarme con este tipo de historias sobre mentalidades ya caducas... ¿o no tanto? Dentro de un siglo los que nos sobrevivan a saber que diablos piensan de nuestra forma de pensar.
Grrrracias por el enlace. ¿Alguien se anima a aportar más al tema de la necedad humana a través de la historia del arte? :)

ZonZo dijo...

Hay que ver... Hasta que no he leído la entrada no he pillado lo del cadáver. Mi cerebro ya había procesado los colores como sombras y luces.

Alejandra Vacuii dijo...

Claro, hoy en día estamos acostumbrado a "ver" así. Comprendo que por entonces no, pero el tiempo ha convertido en totalmente necias las palabras del crítico.

cristina dijo...

Amén.