martes, 29 de enero de 2008

Minimal Rococó

La Reina de Picas llegó a Ourense, se metió en su papel al extremo y se barroquizó más que nunca, y a Horror Vacuii le vino más que bien para fotografiarla, cosa siempre agradable de hacer ante una persona que sabe interpretar y transmitir frente a la cámara. El resultado: Minimal Rococó, divanes, pelucas, relojes, máscaras, camafeos, blancura de porcelana y otros fetiches. Pasen, vean, y sobre todo opinen. Pronto, además, otras cabareteras y analógicas


Minimal Rococó

Minimal Rococó

Minimal Rococó
Poco a poco, en días venideros, más en flickr.

martes, 22 de enero de 2008

¡Salud y Patria!

Caramba, casi podría resumir mi pasado fin de semana en Coruña con la frase que da título a este post. Salud por lo mucho que me curé de no intoxicarme con bebidas espirituosas, debido a mi repentino rechazo hacia estas (puede que temporal, puede que permanente, tanto me tiene una cosa que otra), y patria porque vengo un poco más enamorada de lo que ya estaba de esta tierra que me ha tocado ocupar. No conocía a la vecina Coruña demasiado bien, y ahora puede decirse que la visión del océano claro, limpio, infinito, inabarcable que observe el domingo se ha convertido en una de mis favoritas. Y también salud y patria, así todo seguido, porque es la mar de romántico y de ese tipo de sentimientos elevados experimenté bastantes contemplando al abismo.

Llegué el viernes, y me reencontré con Regi, tras dos años (o quizás más) sin vernos fue magnifico volver a verla, abrazarla, charlar con ella, y en ningún momento sentirnos incómodas o quedarnos sin conversación. Amanda y ella son simplemente la compañía perfecta. Daría lo que fuera por tenerlas más cerca.
La fiesta de Rue Morgue fue tranquila. No me lo pasé excesivamente bien porque me apetecía cero pinchar. Al principio vino poca gente, pero la que había era la adecuada, no se echó de menos a nadie ni tampoco de más. Luego se llenó, como suele ocurrir. Pero hubo momentos de bastante jolgorio, para que negarlo. Divertido, pero apagado, de alguna extraña manera.

El sábado celebramos el cumpleaños de Ángela, y además de eso dimos una vuelta por la vida nocturna de Coruña, y la verdad, es diametralmente opuesta a la de Ourense. Me quedo con la de mi ciudad, sin duda. Aunque teniendo en cuenta que magicamente me estoy volviendo abstemia, ahora mismo me quedaría con Coruña, con un café nocturno, y con la buena conversación de una buena compañía.

Y el domingo tocó conocer un poco más de la ciudad, y como no, ir a uno de sus lugares emblemáticos, la Torre de Hércules, el símbolo de la ciudad, hermoso mirador donde los haya del infinito, lugar donde pasmarse mirando hacía la nada sin parangón. Que bonita han dejado la zona desde que no iba por allí, además. Por eso la gente de Ourense siempre decimos que el gobierno sólo mira para Coruña y así la tiene de bonita, y a nosotros de olvidados. Pero ese es otro tema del que no me apetece hablar.

Las despedidas son siempre crueles, pero se hacen más llevaderas si te mentalizas de que no son para siempre. Se que a partir de ahora veré más a Regina, todavía más a Amanda, Adrián y Ángela por la cercanía, aunque puede que no vuelva a ser en un aquelarre musical, no me apetece volver a pinchar en la vida, aunque no lo digo demasiado alto que quizás algún día retornen las ganas. De todas formas, Rue Morgue no morirá, puede que se transforme en muchas otras cosas, pero mejor no adelantaremos absolutamente nada, mantendremos el velo puesto hasta que la cosa haya tomado la forma deseada y definitiva.

Y ahora sólo me queda esperar para volver a romper mi tedio a la visita de Viveka este próximo fin de semana, al cumpleaños de Pablo en idénticas fechas, a los carnavales la siguiente semana, a una posible excursión a Arco a mediados de febrero y una a Valencia a ver los Cure a principios de marzo, a mi cumpleaños y al de J. D. en el mismo mes, a la Semana Santa en abril, al puente de mayo después, a las vacaciones de verano... podría seguir así durante demasiado rato, mejor voy parando. Si es que en el fondo me quejo de vicio, mi vida es apasionante. Bueno, tampoco tanto. Pero sólo debería de lamentar las distancias que me alejan de la gente interesante.

Y ya sin mayor dilación, les dejo con el correspondiente enlace a mi flickr para que vean las fotografías de este fin de semana mágico, estén atentos porque iré subiendo más según pasen los días, puede que las semanas.


He aquí las dueñas de faro... las Tres Gracias o las Tres Agraciadas, como prefieran. Aish, me puede la morriña.

jueves, 17 de enero de 2008

Sonreír o no sonreír, esa es la cuestión

Red and Black
Fotos por Antía, más en flickr.

Si, estoy sonriendo. Pocas o ninguna fotografía tengo haciendolo, al menos posando. Las fotos nocturnas y ebrias ya son otro tema. Y aunque posando, la sonrisa no es falsa, es auténtica. Será que sólo otros pueden sacarmela, lo que es a mi misma... pues no.


Red and Black
Pero sigo preferiendo no sonreír mil veces más. Al menos a la cámara, claro.

domingo, 13 de enero de 2008

Próxima fiesta de Rue Morgue

Ya tenemos fecha para la próxima fiesta de Rue Morgue, y sentimos avisar con tan poca antelación pero no hemos podido organizarla antes. Esta vez la fiesta estará exclusivamente constituída por Rue Morgue, lo que quiere decir que sólo se escuchará postpunk, deathrock, batcave, new wave y otros sonidos ochenteros. Además en esta ocasión Lilouk y yo estaremos acompañadas por nuestra querida amiga Le Skeleta, venida de Valencia para visitarnos y para deleitarnos con su selección musical. Ya lo saben, como siempre, en el pub Velvet de Coruña, ¡os esperamos el próximo 18 de este mes!

viernes, 11 de enero de 2008

La Faílde, ese entrañable lugar

He hablado muchas veces de la escuela donde estudio, la Antonio Faílde, en este blog y sin embargo nunca os la había mostrado. Seguro que más de uno ya ha estado alguna vez subiendo y bajando sus escaleras, pero la mayoría casi seguro que no. Aprovechando que ayer me llegó el gran angular que compré por Ebay, hoy saqué algunas fotos tempraneras (las clases empiezan a las 9 y a las 8:30 de la mañana aún no hay casi nadie por allí) y así podréis verla en su magnifico esplendor (¿qué pasa? Me gusta mi lugar de trabajo, tampoco es tan raro).


En esta escuela se pasan de modernos... aunque está graciosa la idea.


Esto es lo que se ve desde el piso de arriba, el cual me trae recuerdos de nervios pre-exámenes (en este piso es donde se dan la mayor parte de las clases teóricas).


Hay sillas de los estudiantes de Ebanisteria colgadas del techo y crean este efecto de ingravidez tan hinóptico... mmm....


Al fin llega otra madrugadora: Sole, o Sólida, yo la amo bastante y a sus finas piernas también.


Esta foto es bastante mierda, está desenfocada, pero esta es mi clase de Técnica Fotográfica y de Fotografía Artística, señores. Un respeto, eh.


Oscar y su mirada de "joder, cacho objetivo" y profesor Antón en modo autómata on.


Un poco de Vacuii por el compi anterior. Esperando los 20 min. pertinentes de lavado de la película.


El laboratorio de los horrores. Muchos dramas se han vivido entre estas cuatro paredes. Las fotos no siempre salen bien a la primera, amigos.


Señores, una gran escuela. ¡Vengan aquí a realizar sus estudios de grado medio o superiores relacionados con las artes plásticas, cojones ya!

jueves, 10 de enero de 2008

La familia siempre es lo primero

Hojas Secas (editada)
Mi hermana Miryam jugando con hojas secas, más en flickr.

El día de Navidad de cada año mi hermana y yo lo pasamos con nuestro padre, y el de Novechevieja nos toca con madre. Cada año nos reunimos en la casa de mis abuelos en mi pueblo, Xunqueira de Espadañedo, pero ahora sólo está mi abuela, aunque presente en cuerpo, me temo que la demencia senil se ha llevado ya su alma muy lejos y poco entendimiento le queda. Mi tia cuida de ella todos los días del año, y en éste le toca además cocinar, pero no para toda la familia, porque pocos somos los que nos acordamos de la abuela, y porqué no decirlo, del abuelo, aunque en paz descanse estar allí es rendirle un homenaje, y pocos somos a los que nos sigue gustando reunirnos como antes lo hacíamos, en ese pueblo frío, metido entre montañas, moribundo pero espléndido, y en esa casa cálida, acogedora, donde pienso que aún nos sigue observando el abuelo sentado en alguna silla con la mirada melancólica hacia la ventana, como acostumbraba. Pocos somos los que realmente amamos esta tierra, los que respetamos y queremos profundamente a los padres de nuestros padres, a los que no les supone ningún esfuerzo visitar este lugar donde se encuentran en algún lugar perdido de sus llanuras o de sus bosques nuestras raíces más remotas. Es muy triste pensar en ello, en como alguien no puede llegar a apreciar este tipo de cosas, pero supongo que hay que tener una sensibilidad especial o estar hecho de otra pasta para amar a tus antepasados o a tu tierra no sólo por lo que son, sino también por lo que representan. Supongo que a los que sentimos nostalgia por épocas que no hemos vivido, los que amamos el pasado, los que respetamos lo anciano nos es más fácil, pero no es preciso ser un anacrónico para compartir estos sentimientos. Lo que hay que ser es persona, pero pocas quedan ya.

martes, 1 de enero de 2008

It´s twelve o´clock

Nueva sesión fotográfica: It´s twelve o´clock, en flickr, como siempre. Las últimas fotos del 2007.

It´s twelve o´clock
Simplemente adoro a mi nuevo reloj. Es precioso.