martes, 22 de enero de 2008

¡Salud y Patria!

Caramba, casi podría resumir mi pasado fin de semana en Coruña con la frase que da título a este post. Salud por lo mucho que me curé de no intoxicarme con bebidas espirituosas, debido a mi repentino rechazo hacia estas (puede que temporal, puede que permanente, tanto me tiene una cosa que otra), y patria porque vengo un poco más enamorada de lo que ya estaba de esta tierra que me ha tocado ocupar. No conocía a la vecina Coruña demasiado bien, y ahora puede decirse que la visión del océano claro, limpio, infinito, inabarcable que observe el domingo se ha convertido en una de mis favoritas. Y también salud y patria, así todo seguido, porque es la mar de romántico y de ese tipo de sentimientos elevados experimenté bastantes contemplando al abismo.

Llegué el viernes, y me reencontré con Regi, tras dos años (o quizás más) sin vernos fue magnifico volver a verla, abrazarla, charlar con ella, y en ningún momento sentirnos incómodas o quedarnos sin conversación. Amanda y ella son simplemente la compañía perfecta. Daría lo que fuera por tenerlas más cerca.
La fiesta de Rue Morgue fue tranquila. No me lo pasé excesivamente bien porque me apetecía cero pinchar. Al principio vino poca gente, pero la que había era la adecuada, no se echó de menos a nadie ni tampoco de más. Luego se llenó, como suele ocurrir. Pero hubo momentos de bastante jolgorio, para que negarlo. Divertido, pero apagado, de alguna extraña manera.

El sábado celebramos el cumpleaños de Ángela, y además de eso dimos una vuelta por la vida nocturna de Coruña, y la verdad, es diametralmente opuesta a la de Ourense. Me quedo con la de mi ciudad, sin duda. Aunque teniendo en cuenta que magicamente me estoy volviendo abstemia, ahora mismo me quedaría con Coruña, con un café nocturno, y con la buena conversación de una buena compañía.

Y el domingo tocó conocer un poco más de la ciudad, y como no, ir a uno de sus lugares emblemáticos, la Torre de Hércules, el símbolo de la ciudad, hermoso mirador donde los haya del infinito, lugar donde pasmarse mirando hacía la nada sin parangón. Que bonita han dejado la zona desde que no iba por allí, además. Por eso la gente de Ourense siempre decimos que el gobierno sólo mira para Coruña y así la tiene de bonita, y a nosotros de olvidados. Pero ese es otro tema del que no me apetece hablar.

Las despedidas son siempre crueles, pero se hacen más llevaderas si te mentalizas de que no son para siempre. Se que a partir de ahora veré más a Regina, todavía más a Amanda, Adrián y Ángela por la cercanía, aunque puede que no vuelva a ser en un aquelarre musical, no me apetece volver a pinchar en la vida, aunque no lo digo demasiado alto que quizás algún día retornen las ganas. De todas formas, Rue Morgue no morirá, puede que se transforme en muchas otras cosas, pero mejor no adelantaremos absolutamente nada, mantendremos el velo puesto hasta que la cosa haya tomado la forma deseada y definitiva.

Y ahora sólo me queda esperar para volver a romper mi tedio a la visita de Viveka este próximo fin de semana, al cumpleaños de Pablo en idénticas fechas, a los carnavales la siguiente semana, a una posible excursión a Arco a mediados de febrero y una a Valencia a ver los Cure a principios de marzo, a mi cumpleaños y al de J. D. en el mismo mes, a la Semana Santa en abril, al puente de mayo después, a las vacaciones de verano... podría seguir así durante demasiado rato, mejor voy parando. Si es que en el fondo me quejo de vicio, mi vida es apasionante. Bueno, tampoco tanto. Pero sólo debería de lamentar las distancias que me alejan de la gente interesante.

Y ya sin mayor dilación, les dejo con el correspondiente enlace a mi flickr para que vean las fotografías de este fin de semana mágico, estén atentos porque iré subiendo más según pasen los días, puede que las semanas.


He aquí las dueñas de faro... las Tres Gracias o las Tres Agraciadas, como prefieran. Aish, me puede la morriña.

6 comentarios:

Cora dijo...

Acabo de sorprenderme, gratamente, al entrar en mi blog y ver tu comentario, asike me he pasado por aki, y he dado un buen repaso al tuyo.....
Es curioso, estás cerca y no te conozco, como otras tantas personas ke pasan por la vida....pero hay algo aki, en tus palabras y en tus fotos ke me ha dejado pensativa por un buen rato, y eso merece la pena, ya ke hoy en dia pocas cosas merecen la pena..... No pretendo soltarte un rollo jeje, simplemente es ke me ha gustado mucho leerte, descubrir ese submundo ke habita en ti, me parece interesante....
No me siento una persona anacrónica, pero si amo el pasado por lo ke representa y tambien kizas, a veces añoro otras épocas ke jamás viviré.A veces me siento débil, vulnerable ante lo ke me rodea, otras indiferente, otras fuerte, otras askeada, malhumorada, desilusionada, pero en fin, lo más dificil es abrir los ojos y salir a la calle cada día, a ver ke pasa...
Creo ke la elección de hacer foto es porke he encontrado un método de expresión ke prescinde de las palabras, no se si a ti te pasa, pero es gratificante cuando echas para afuera tus inkietudes....al fin y al cabo, de eso se trata.
Costar, cuesta mucho, pero creo, merece la pena.
¡A seguir creando!
Bikos, vemonos na escola!!!!

Anónimo dijo...

La zona de la Torre de Hércules es cojonuda y muy evocadora, un lugar donde uno puede encontrarse una niebla increíblemente densa en agosto no puede ser mala cosa!!!

Hasta pasado mañana ;P

Brummella Brumaria, Amoelbarroco, Reina de Picas y lo que se tercie.

Pd. pues en Madrid tienen a las Tres Desgracias como primas, jajaja.

alp dijo...

Yo cada vez tengo más esa sensación de amor por nuestra tierra. Desde que estoy por Madrid me doy cuenta de lo afortunados que somos por estar rodeados de semejante belleza. Es curioso que me haya dado cuenta con la lejanía. Ahora cada vez que vuelvo a Vigo, vivo la ciudad de manera distinta de cuando vivía allí.

Varios amigos se han ido a estudiar A Coruña y me comentaban lo mismo, que la vida nocturna no la cambiaban por la de Vigo :) y sí, es un tema a parte de que A Coruña, junto con Santiago tambien, se llevan la mayoría de las inversiones.

¡Pásalo bien en todos los planes que tienes! Que suerte de poder ver a The Cure, yo llegue tarde para comprarlas aquí en Madrid.

¡Un beso!

Gaueko dijo...

La verdad es que Galicia es preciosa! Tendria que volver un dia de estos porque apenas tengo vista una pequeña porcion, y por el norte tenemos la maravilla de tener una gran variedad de paisajes en un pequeño espacio ^__^

Y por cierto, las fotos alucinantes. Eso si, con unas modelos asi no era dificil... jajaja. Nah, me encanta el aspecto que le has dado? es algun filtro digital? Yo esque de fotografia se mas bien poco jeje lo mio es el lapiz ^___^

Saludossssss!!!

LeBoheme dijo...

Aiss, :********
Acabo de llegar a casa de mi laargo viaje, mañana crónica y fotos, tienes todos los permisos de robar las que quieras, eso sí, yo también quiero mi parte!! ;)

Te superé en Vodkas... esto no puede ser!! a la próxima un mano a mano estricto!!
Besos!

aa dijo...

Dios, qué recuerdos me trae esta foto...!.

Aunque no tengo nada que ver con la fotografía en la actualidad, sí que coqueteé con ella hace años...

Un anochecer, estaba haciéndole fotos em B/N a la Torre de Hércules, prácticamente desde el mismo lugar en que está encuadrada la del post. Para registrar la luz del faro que gira en lo alto, por la noche, hice varias pruebas, cambiando velocidad de obturación, abertura de diafragma , profundidad de campo, etc.
El caso es que , en aquella época, el lugar era "picadero" de parejas coruñesas , al anochecer, en sus coches. No sé si lo sigue siendo. Un energúmeno pensó que yo era un "gila", un mirón,un psicópata sexual, cuando me vió armado de trípode, cable disparador, etc. y casi me da de ostias...

LAs diapositivas, aún las tengo. Pero me di cuenta de lo peligroso de la aficción fotográfica. Debió de ser una de las causas de que tirara a la basura cubetas, baños de paro, revelador, ampliadora, etc...Hasta hoy.