jueves, 10 de enero de 2008

La familia siempre es lo primero

Hojas Secas (editada)
Mi hermana Miryam jugando con hojas secas, más en flickr.

El día de Navidad de cada año mi hermana y yo lo pasamos con nuestro padre, y el de Novechevieja nos toca con madre. Cada año nos reunimos en la casa de mis abuelos en mi pueblo, Xunqueira de Espadañedo, pero ahora sólo está mi abuela, aunque presente en cuerpo, me temo que la demencia senil se ha llevado ya su alma muy lejos y poco entendimiento le queda. Mi tia cuida de ella todos los días del año, y en éste le toca además cocinar, pero no para toda la familia, porque pocos somos los que nos acordamos de la abuela, y porqué no decirlo, del abuelo, aunque en paz descanse estar allí es rendirle un homenaje, y pocos somos a los que nos sigue gustando reunirnos como antes lo hacíamos, en ese pueblo frío, metido entre montañas, moribundo pero espléndido, y en esa casa cálida, acogedora, donde pienso que aún nos sigue observando el abuelo sentado en alguna silla con la mirada melancólica hacia la ventana, como acostumbraba. Pocos somos los que realmente amamos esta tierra, los que respetamos y queremos profundamente a los padres de nuestros padres, a los que no les supone ningún esfuerzo visitar este lugar donde se encuentran en algún lugar perdido de sus llanuras o de sus bosques nuestras raíces más remotas. Es muy triste pensar en ello, en como alguien no puede llegar a apreciar este tipo de cosas, pero supongo que hay que tener una sensibilidad especial o estar hecho de otra pasta para amar a tus antepasados o a tu tierra no sólo por lo que son, sino también por lo que representan. Supongo que a los que sentimos nostalgia por épocas que no hemos vivido, los que amamos el pasado, los que respetamos lo anciano nos es más fácil, pero no es preciso ser un anacrónico para compartir estos sentimientos. Lo que hay que ser es persona, pero pocas quedan ya.

5 comentarios:

MacVamp dijo...

Esta es una de las entradas con las que más concuerdo contigo.

Quizá amar el pasado es lo que nos lleva a respetar y a valorar, en mayor o en menor medida, a nuestros mayores. Quizá es cierto que hay que estar hecho de una pasta diferente para hacerlo.

Y sólo cuando han dejado este mundo, es cuando nos reprochamos por qué no estuvimos más a su lado, sin importar las fechas indicadas en los calendarios.

Quizá esa nostalgia que conservamos y exarcerbamos por lo no vivido nos vuelve más sensibles.

Qué suerte la tuya de poder disfrutar de tus abuelos. Yo apenas y traté a los maternos, adoré a mi abuelo paterno aunque murió cuando yo tenía cinco años y mi abuela materna no la creo demasiado digna de mencionar.

En fin, qu envidio tu suerte :)

Un abrazo y mis mejores deseos para este 2008,
Mac

l i p s t i c k a dijo...

Que belleza!
Precisamente esta mañana me decidí por ir a casa de mis abuelos a desayunar deliciosamente como sólo ahí lo he podido hacer, con ese sabor de abuela, con sus sazones y su tradicional zdatar (una mezcla de hierbas y ajonjolí de orígen libanés)
Por un tiempo estuve alejada, por estar enrrollada en otras cosas. Pero ahora es diferente, procuro ir más seguido de visita para aprovechar el tiempo con ellos y escuchar sus lindas historias.
Es inigualable, creo.

Que hermoso lugar, casi de ensueño, de hadas y duendes.

Un abrazo fuerte querida Vacuii, ya quiero visitar España!!!

BD dijo...

He de reconocer que me estoy haciendo adicta a este blog, y, no son muchos los que suelo leer pues, generalmente, suele aburrirme por el exceso de continente y la falta de contenidos.
Bueno, al tajo, me gusta y emociona el pensar que aún hay quien disfrute con las pequeñas cosas y, creo que esto es lo que hace grande a las personas.Cuando no olvidamos de donde procedemos, sea cual sea nuestra estirpe; para mí, uno de los pilares que sustenta mi vida es la familia, y con
ello no me refiero a aquellos parientes lejanos a los que no vemos sino a aquellos con los que compartimos cada día nuestra vida y aquellos que permanecen aunque no estén en nuestra memoria.
Me parece precioso lo que dices de tu abuelo, son muy bonitos los recuerdos que reflejas y también me ha encantado la reflexión sobre tu abuela; para mí la mía fué, es y será siempre alguien muy importante; fué la que me enseñó a amasar y a cocinar, fíjate que aún hoy en día cuando dudo de un condimento pienso en mi abuela, y, cuando entro en su habitación vacía le hablo o veo su cama vacía( esto me dá algo de reparo decirlo, pero es como si su habitación estuviese aún impregnada con su esencia).
espero no perder nunca las ganas del reencuentro, el deseo del brindis con los míos y el cariño que le tengo a mis padres, pues a ellos les debo todo.
Un beijinho,y, sigue deleitándonos.
PD: bd=BD=Boisson Dragger

Horror Vacuii dijo...

MacVamp, cuanta razón tienes. Sobre todo en el aspecto de que es cuando dejan este mundo cuando más nos reprochamos el no haber pasado más tiempo con ellos. Supongo que eso es inevitable siempre, siempre quieres estar más tiempo todavía con los que quieres.
La verdad es que si que he tenido suerte, he tratado mucho a mis 4 abuelos, y aunque por desgracia ahora sólo me queden 3, es inevitable que la gente se va vaya iendo. He de pensar en que siempre gozaron de buena salud y en que fueron bastante felices, la verdad. Eso ya es bastante ;)

Lipsticka, las historias de los abuelos siempre tienen algo mágico y especial. Supongo que cuando seamos viejecitas nosotras también contaremos historias igual de bonitas a nuestros nietos, o a quien quiera escucharnos ;)

B. D., me alegra infinito que te guste tanto mi blog, me tomo las cosas según de quién vengan, así que sólo me queda tomarmelo como un gran halago viniendo de ti ;)
Yo pienso igual que tu en ese aspecto, la familia, tal y como se llama este post, es lo primero, pero tampoco entendamos a la familia como a ese grupo de gente con el cual compartes parientes y genes, de hecho ya ves de que sirve compartir parientes si no vienen a visitarlos, sino como a ese grupo de gente que hace méritos por ser realmente tu familia. En mi caso, muchos de ellos son familiares de sangre, pero muchos otros no, pero los considero mi familia igualmente.
Es también muy bonito eso que dices de tu abuela, que aún le sigues hablando, y creo que tienes razón en que esa habitación seguramente esté impregnada de ella, y seguro que en algún lugar ella te escucha de una forma u otra. Al menos reconforta pensar que si, ¿no? ;)
Cada persona tiene sus circunstancias, pero si los padres se han portado como tal y al menos tan bien como lo han hecho los míos, sólo queda agradecimiento y respeto profundo. Es que si no respetas a tus padres, ¿a quién vas a respetar? Yo creo que ni a ti mismo.

¡Un beso a las tres, gracias por pasaros!

jorge dijo...

Pues fijate que me e quedao alucinao porque seguramente seas prima mia dado que esa tambien es mi historia solo que yo vivo a 600 km del pueblo y no e podido ir todo lo que me habria gustado.

Pero bueno ya no hay solucion casi prefiero quedarme con los recuerdos que tengo de cuando e estado alli de enano y volvere para ver el pueblo dentro de na....

Un saludo y si te da por leer esto contesta aver si es verdad lo que digo...