viernes, 17 de agosto de 2007

Las noches ourensanas no volverán a ser lo mismo. Ya se nota el vacío.

No hay comentarios: