martes, 31 de julio de 2007

Verano raro

Está siendo un verano extraño.
Tardó en llegar el calor, mucho. Ello nos redujo en dos meses, aproximadamente, el achicharramiento que se vive en Ourense un verano cualquiera. No pudimos ir a la piscina, y ahora que las altas temperaturas nos acompañan no tenemos manera de ir (podriamos ir a las de Oira, pero paso de sumergirme en un agua en la que previamente lo han hecho varios cientos de adolescentes sobre hormonados).

Mis amigos no están. Han desaparecido. Pablo se ha ido a una pizzería costera a trabajar, Antía se ha ido una temporada a la playa, y cuando está poco la veo porque tiene que subir a menudo a cuidar del perro de su finca. De Fátima se sabe poco, este fin de semana se fue al pueblo, y la mayoría de los días decide quedar tarde, tan tarde que a mi no me compensa porque luego me voy al gimnasio. De Sole me han dicho que se ha ido a Mallorca, o Menorca, o vete tu a saber, a trabajar, y que después se va de beca a Cracovia. Y Andrea también se fue con Pablo a trabajar en esa dichosa pizzería. Así que este verano, mi única compañía es Dani. Es increíble que, a pesar de pasar tanto tiempo con una persona, nunca llegues a saturarte de su presencia. De hecho, creo que mi predisposición social actual me premite esta sólo con él, o metida en casa.

Como ya dije, todas las mañana voy a la academia para sacarme matemáticas y dibujo técnico, mis talones de Aquiles. El profesor explica excelentemente, lástima que de hora y media que paso metida en esa sala, casi siempre en soledad, él sólo se pase dentro 20 minutos. Es un hombre que no se centra, anda de aquí para allá a mil cosas y no logra controlar ninguna. Tengo la constante sensación de estar perdiendo un tiempo valiosísimo, pero hoy se lo deje caer y saltó como un resorte. Nunca había visto a una persona tan a la defensiva, debe de creer que así me da en las narices, pero todo lo contrario, yo me hago la tonta cuando lo que en realidad quiero es eso, que espabile y que me dé más clases. Parece que lo he conseguido, al menos hoy.
Hoy no estaba sola en clases, vino un niño de la sala de los más pequeños a terminar sus ejercicios allí. Se sentó delante de mí, y al cabo de un rato se dió la vuelta para decirme:

-Si a ti te tirasen un boli a la cabeza, ¿tú que harías?

-Um, depende de quién me lo tirase.

-Imaginate que es una chavala que te cae muy mal.

-Pues entonces dependería del contexto.

-Yo la agarré por el cuello. La agarré por el cuello y por eso me explusaron. No hay derecho.

-Hombre, normal. No se puede agarran a la gente por el cuello sólo porque te tiran un boli.

-Pero yo tengo que defenderme. Así no volverá a hacerlo.

-En eso tienes razón.


Después comenzó a hablarme de los combates de Pressing Catch. Se dió la vuelta sólo para decirme que Batista, uno de los luchadores, tenía los músculos del cuello muy desarrollados.

-¿Conoces a Batista?

-Si.

-¿Y al Enterrador?

-También.

-¿Y tú de quién vas?

-No sé, nunca vi un combate entero, me aburren (le diría que de Batista, porque supongo que en el fondo me pone un poco, y porque parece el menos malo de todos, pero preferí no contestarle eso).

-Pues yo soy del Enterrador. Ves, esos si que saben defenderse.

-Que va, es todo una coreografía, nunca se hacen daño. Es un teatrillo.

-Si que se hacen daño, una vez iban a hacer que se atropellaban, y entonces se apagaron las luces de pronto durante unos segundos, menudo miedo si me quedase a oscuras con el Enterrador. ¿A ti no te daría miedo?

-Desde luego- le contesté sin entender nada de lo que pretendía decirme con su última frase.

Y entonces se calló y no volvió a decir nada más. Pero se lo hubiese agradecido, me estaba gustando su conversación.

Por otra parte, para añadir más extrañeza a mis vacaciones, empecé a jugar al World of Warcraft, y ahora estoy enganchada. Hacía años que no tocaba un videojuego más de 5 minutos, y a este puedo pasarme horas jugando. Lo peor de todo es que hay que pagar todos los meses por jugar, así que os recomiendo que no probeis los 10 días gratis de prueba porque acabareis cayendo irremediablemente. Si yo lo hecho, que pasaba completamente de mundo virtuales, vosotros también sois susceptibles de caer.



Lo único que me mantiene en forma es el gimnasio, aunque he de confesar que estas últimas semanas he ido más bien poco, y he comido bastante mal. Hacer ejercicio cuando no hace calor es un placer para mí, pero con tan altas temperaturas es un suplicio. Y ando extremadamente vaga para realizar ejercicios físicos. Me da rabia, con lo bien que iba a hasta ahora...

Y este es básicamente mi plan de vida este verano. Podría calificarlo de penoso, aburrido, vacío y poco provechoso, pero tengo la sensación de que está siendo importante, muy importante. Desde hace una temporada, no hago más que pensar en el futuro, en mis estudios, en mi futuro trabajo, en mi vida con Dani, y creo que ello es porque me relaciono poco con la gente y mucho (muchísimo) con mi pareja, y así es como siempre imaginé mi vida de adulta, con pocos amigos y viviendo con alguien. Y me da la sensación de que este es un entrenamiendo para llegar a ese punto, pero parece que me estoy adaptando bien y que no necesito entrenamiento alguno.

Sin duda lo peor de este verano es mi falta casi total de recursos económicos, si tuviese dinero iría más veces a Vigo y haría algún viaje a algún lugar lejano. Con Madrid me conformaría.



8 comentarios:

Korngan dijo...

jajaja en valladolor somos seguidores de la bestia anda suelta y golpeamos a los goticos con absoluta crueldad cuando les vemos... les tiramos boligrafos y despues nos pavoneamos con nuestros cinturones de campeones del mundo!! jajajja porque a mi nunca me pasan esas cosas y solo me hablan los vagabundos...

A dijo...

Centrarse en la pareja está muy bien... pero puede ser un problemilla si la cosa se va al garete.

¿No?

Horror Vacuii dijo...

Claro, imaginate centrarse tan sólo en tu pareja, dejando lo demás de lado. Siempre es malo depender de alguien, pero ten en cuenta que al enamorarse de asumimos un riesgo conscientemente, nadie nos obliga. ¿Qué las cosas pueden salir mal? Evidentemente, pero si sólo pensasemos en eso no haríamos nada en la vida.

Saludos.

A dijo...

Claro que una relación de pareja implica la asunción de un riesgo, como cualquier decisión que tomemos. Por eso mismo suele ser prudencial diversificar el riesgo" y, por tanto, no perder de vista a familia, amigos, etc.

Horror Vacuii dijo...

Bueno, si te refieres a lo dicho en este post, las circunstacias no me ayudaron a centrarme en más cosas, cuando todos tus amigos están fuera y sólo te queda el mozo, mejor estar con él que sola en casa, ¿no? Pero vamos, no soy ni nunca seré la típica persona que tan sólo se centra en su pareja, hay mucha vida ahi fuera.

Dew.

A dijo...

Al post me refiero, claro.

Siempre mejor bien acompañada que sola; a veces las circunstancias no ayudan, pero bueno, con estas tecnologías que nos gastamos hoy por hoy ya no hay distancias... dicen.

Conste que detesto meterme donde no me llaman y cada uno hace con su vida lo que quiere, no me malinterpretes.

Nos vemos por ahí fuera :)

Horror Vacuii dijo...

Pues bastante me ayudan las tecnologías en épocas de soledad, pero es mil veces mejor salir ahi fuera, y dar un paseo, o lo que sea. La compañía física nunca será superada por la virtual.

Nos veremos, nos veremos, si es usted quién creo que es (no conozco a muchos más "A"s, así que supongo que supongo bien, jeje).

¡Saludos!

A dijo...

Soy, soy, no lo dudes. A ver si organizamos algo por la ciudad olívica y te damos una buena excusa para que te acerques por aquí.

Y ánimo con las mates y el dibujo, que son gajes del oficio :)