miércoles, 19 de diciembre de 2007

Tríptico del Gesto

"No sabemos nada de su vida interior. Permanece velada por un arte que es esencialmente mundano, y los seres evocados han dejado de la lado la sinceridad instintiva. ¿Abandonarán estos seres el cuadro para actuar? No".

Odilon Redon.

jueves, 13 de diciembre de 2007

Seguimos siendo fuertes

No tenéis ni idea de las veces que he estado a punto de seguir al diablo que salta sobre mi hombro izquierdo, que me hace gestos con el dedo para que vaya trás él, que es tan jodidamente atractivo. No tenéis ni idea de las veces que me sentí tentada de mandaros a todos al infierno, de desear que me dejarais de importar, de romper todos los lazos que nos unían como quién deshace los hilos de una telaraña. Joder, no tenéis ni la más remota idea de todas las cosas que se me han pasado por la cabeza, muchas de ellas autodestructivas, muchas de ellas constructivas, muchas de ellas fueron tan sólo deseos de ponerme una bomba en el pecho bajo un abrigo y subirme a una de las escaleras mecánicas de cualquier centro comercial, que más da. Pegaros un tiro, yo que sé, cerrar los ojos y ya no veros más frente a mí. Que me dejarais de atormentar, no volver a notar como mi mirada huye de la vuestra porque simplemente no soporto vuestros ojos vacíos posados sobre mí. No tenéis ni idea de las veces que he pensado en que quizás lo más fácil sea encerrarme en una habitación y olvidar todo lo que he aprendido hasta ahora, adquirir el raciocinio de un animal, o quizás desaparecer en alguna remota región africana, y quizás dedicarme al tráfico de armas, quién sabe. Meterme en un sótano y envejecer en completa soledad, para no tener que soportaros ni una sola vez más. No volver a emborracharme para no tener que toparme con vosotros por las calles ebrias y escurridizas, babosas, nauseabundas, pesadas y apretadas. O quizás sí seguir emborrachandome después de la última de las botellas de vodka, después del último de los cartones de vino barato que me bebo como leche materna, emborracharme hasta que el único lugar donde pudierais encontrarme fuera en una cuneta, inconsciente, sucia, rota. No, no tenéis ni idea, no la tenéis, de las veces que se me han pasado por la cabeza las cosas más horribles acerca de vosotros, las veces que he deseado la muerte de algunas personas, las veces que he deseado la mía propia.

Pero aquí dentro seguimos siendo fuertes, sí, lo seguimos siendo, y me camela el ángel dorado que tengo sobre el hombro derecho con su melódica voz, y me dice que el camino que tengo que coger es el floreado y frondoso que él señala, donde se ve brillar el sol en lo alto del cielo despejado, no ese otro de los matorrales secos, de los cuervos con carne en el pico, donde la niebla no deja ver más allá de 1 metro de sendero. Y me dice que empiece por tirar mis cigarrillos, que no pruebe ni una gota más de veneno alcoholico, que no vuelva a contaros otra mentira, que no vuelva a llorar por vosotros, que deje de desangrarme, que me cosa las heridas, que con 5 puntos de sutura no me quedará cicatriz. Que no se me ocurra volver a pensar que no me queréis, que nunca pensáis en mí, que he dejado de importaros, que os he decepcionado. Que eso no es cierto, que la gente que me rodea tiene buenas intenciones y que las ponen en práctica conmigo. Yo le digo que me cuesta verlo, que quizás debo de graduarme la vista, ponerme lentillas, no sé, le pido que me de un golpe en la nuca para ver si reacciono y me sale el odio por la boca como un demonio de un poseído. Pero él me susurra tan dulcemente que me vuelvo a dormir, y sueño que vuelvo a ser fuerte, que lo sigo siendo, que soy la mujer más forzuda del planeta, que tengo los músculos del cuerpo hiperdesarrolados, que un ladrón intenta robarle el bolso a una anciana y que lo derribo de un puñetazo. Que no encuentro ropa de mi talla por las dimensiones hercúleas de mi cuerpo, que tengo el cuerpo moreno y sin cicatrices, que nunca nadie ni nada pudo hacerme una porque nunca nadie ni nada alcanzó a rasgar mínimamente la dura capa que recubre mi piel. Y me despierto, y sí, seguimos siendo fuertes, hoy brilla el sol y como primera tarea del día tengo la obligación de salir ahí fuera y que todos vean que seguimos siendo fuertes. Yo y todos los demás que habitan aquí dentro.


Seguimos siendo fuertes.

martes, 4 de diciembre de 2007

Fin de semana en Madrid

A grandes rasgos podría decirse que de esta visita de 4 días a Madrid se salva todo menos la música. Los conciertos terribles excepto Eyaculación Post Mortem, que no defraudan y nos siguen divirtiendo con su puesta en escena y con sus letras, y cuyos integrantes son tipos majetes y con quien una puede irse de farra, si si. Christian Death esperpénticos en aspecto y en faena, eso de tocarse entero en Only Theatre of Pain me recuerda a como se están forrando ultimamente los de Queen a base de revivals. A Zadera ya ni les vimos, llegamos tarde a propósito. Sex Gang Children los peores sin duda, un sonido pésimo y ver a Andi Sex Gang no me produjo absolutamente nada salvo ansiedad. Total, que si ya venía pensando que esta escena estaba estertórica, ahora puedo decir al menos por mi parte que está oficialmente muerta. No enterrada porque siempre nos quedarán los discos y alguna banda decente de entre todas las actuales, pero ya no vale la pena ir a conciertos para que te timen de semejante manera y encima se rían de ti en la puta cara. He dicho.

Por lo demás, como ya dije, todo bien. En el resto de planos pienso que realmente si valió la pena acercarse hasta la capital. Amanda, Viveka y yo nos divertimos bastante (¿o no?), pero siempre alejadas del siniestreo. La próxima visita a Madrid será para hacer la Ruta Parricida como Dios manda.

Anécdotas tengo varias. El viernes nos acercamos a la Fnac porque los autores del Joven Lovecraft (entre otros ilustradores y guionistas varios) presentaban la nueva edición de su cómic. Sin embargo, y aunque me sepa mal decirlo, no me hice con un ejemplar de estos (cosa que haré en breves, aunque no estará firmado, sigh), si no de Kiki de Montparnasse, de Catel y Bocquet, novela gráfica de la vida de la musa de las vanguardias de principios de siglo. Altamente recomendable. La cuestión es que los autores también estaban allí firmando, así que me acerqué y le pedí a la ilustradora que me hiciese un retrato en la primera página. Aquí tenéis el resultado:

Bonito, ¿verdad?

A la salida, ibamos con prisa porque llegabamos tarde al concierto de Epm, pero nos paró una mujer en Gran Vía que se dedicaba a hacer entrevistas callejeras para el diario gratuíto Metro. La mujer era muy insitente a pesar de decirle que llevabamos prisa, así que accedí yo a responder a sus preguntas para que nos dejase libre pronto. En fin, vean ustedes como han transcrito lo que yo le contesté:


¿Qué tipo de música te gusta? Pos punk (que más puedo decir a eso...).
¿Cuál es tu grupo favorito? Gormenghast (esto lo había contestado cuando me preguntó "¿Qué libro estás leyendo ahora?", en fin...).
No podrías vivir sin... Mi gato gris (es con mayúsculas, Gris en el nombre del gato, sigh).

El sábado estuvimos en el cementerio de San Isidro, al cual tenía muchas ganas de visitar, pero aunque nuestra pretensión era sacar fotos, la oscuridad del día nublado y el que se pusiera a llover no ayudó demasiado. Además, se oía a un perro ladrar desde uno de los mausoleos, escalofriante. Total, que nos fuimos a casa, previa compra de una botella de vodka, y la sesión de fotos la traspasamos al dormitorio de Viveka. Veanse algunos de los resultados, recuerden que siempre más en mi flickr, aquí y aquí.

Patachán de los Mares

Postpunk Luxury


El domingo, tras la resaca, nos repusimos y realizamos el encargo que le pidió Cisne Negro a Viveka para promocionar las camisetas del Joven Lovecraft, unas fotografías donde se viese bien lo bonitas que son. Lo cierto es a esto nos dedicamos bien poco, y acabamos tiradas en el suelo haciendo sombras chinas, poniendo caras, imitando a los drugos de la Naranja Mecánica y demás chorradas. El resultado fue bastante magnífico gracias al ojo de Amanda. Os dejo con un par de ejemplos retocados vía Photoshop por mí, el resto podréis ir viéndolo en sucesivos días en nuestros flickrs.

Como Buster Keaton

Como Buster Keaton
Y la última de nuestra aventuras fue darnos cuenta de que tenía el reloj atrasado 15 minutos a 4 paradas de metro de la estación de buses, y de que eran las 17:55 cuando mi bus salía a las 18:00. Contra todo pronóstico, contra viento y marea, y contra toda persona que se interpusiera en mi carrera, logré llegar a tiempo de parar en medio de la pista al autobús que ya había salido de su andén. Gracias a Dios que el conductor se apiadó de mí.

En resumidas cuentas, que fue un gran fin de semana, fue una buena oportunidad para conocer mejor a Amanda y a Viveka, dos personas a las que aprecio mucho, y también fue una buena oportunidad para darse cuenta, más vale tarde que nunca, de que el movimiento siniestro no tiene nada de undead como Bela Lugosi, sino mucho de dead dead dead... que dice la canción. Bueno, más o menos.

jueves, 29 de noviembre de 2007

A través del espejo

A través del espejoA través del espejo, II
A través del espejo, fotografías publicadas en flickr.

"Si miramos detenidamente en un espejo corriente, observaremos a un individuo que se parece considerablemente a la imagen que de nosotros mismos tenemos; estaríamos incluso dispuestos a reconocer que somos nosotros. Esto, que podría parecer evidente, no lo es tanto; bástenos con pensar al respecto de la cara de perplejidad que pone un niño, o un perrito, las primeras veces que se topa con su imagen reflejada. Más aún, si miramos con cuidado, observaremos que cuando levantamos la mano derecha el individuo que se nos parece levanta la izquierda; si vamos peinado con la raya a la derecha nuestro presunto clon la lleva a la izquierda; si portamos un reloj de pulsera en la izquierda él lo lleva en la derecha.

Bastarían estas observaciones para que dudáramos -a un bebé ni siquiera le hacen falta-, mas nuestras rutinas son tan fuertes que seguiremos pensando que se trata de nosotros. Realmente, ¡se parece tanto a nuestras fotografías! Aunque nos resulte difícil explicar que lleve su reloj en la mano derecha cuando a nosotros nos acompaña en la izquierda, seguimos inclinados a pensar que el individuo del espejo somos nosotros. Podríamos decir que el espejo tiene la propiedad de cambiar lo que está a la derecha, situándolo a la izquierda, y viceversa. De esta forma aliviaríamos nuestra conciencia al resolver, aparentemente, nuestras dificultades. Nuestros semejantes nos ven con la raya a la izquierda y nosotros nos vemos con la raya a la derecha.

¿Cómo somos en realidad, como nos ven los otros o como nos vemos nosotros? Si nos peinamos la raya a la derecha nuestros interlocutores nos verán, ahora sí, con la raya a la derecha, y nosotros nos veremos con nuestra raya a la izquierda. ¿Nos ven ahora los otros, con nuestra raya a la derecha, tal como nos vemos nosotros en el espejo cuando nos peinamos la raya a la izquierda?

Vemos que no se han resuelto tan fácilmente nuestras perplejidades pues si los otros nos ven, cuando nos peinamos raya a la derecha, como nos vemos nosotros cuando peinamos raya a la izquierda, ¡qué poco tiene que ver la imagen del espejo con nosotros mismos! ¡Nos vemos tan raros con raya a la derecha! ¿Es posible que ellos nos vean ahora como nos vemos nosotros en el espejo cuando nos hemos peinado la raya a la izquierda? Ahora, sin embargo, nos vemos tan normales. ¿Cómo debemos peinarnos, para que los demás nos vean como nos vemos a nosotros mismos? Las dificultades acaban de empezar.

Por otra parte: si el espejo es homogéneo, ¿por qué nos parece que el espejo invierte las relaciones derecha-izquierda y, sin embargo, respeta lo que está arriba y lo que está abajo? Dicho de otro modo: ¿por qué no vemos los pies arriba y la cabeza abajo, de igual modo que vemos la mano izquierda a la derecha, y viceversa?

Descansemos por un momento de nuestra imagen especular, y hasta de nosotros mismos, para centrar nuestra atención en un renglón escrito sobre papel en la forma habitual, o sea, de izquierda a derecha; la imagen especular del mismo será un renglón escrito de derecha a izquierda, difícilmente legible. De igual modo si sobre un papel está escrita una R invertida, su imagen especular será la R habitual que todos conocemos. Sigue pareciendo que el espejo intercambia izquierda con derecha, respetando arriba y abajo; pareciera tener una predilección mágica por invertir la horizontalidad, manteniendo la verticalidad.

Imaginemos ahora que escribimos REFLEJO, pero no sobre un papel sino sobre un cristal transparente, visible por ambas caras; si tal cual lo escribimos lo proyectamos sobre un espejo, en el espejo aparecerá REFLEJO. Esta vez, misteriosamente, el espejo no ha invertido la palabra. Si acercamos la lupa de nuestro cerebro al problema que tratamos el misterio desaparece: el espejo deja a la izquierda lo que está a la izquierda, y a la derecha lo que está a la derecha; de hecho, y según las leyes de la óptica, el espejo proyecta una imagen virtual igual al objeto y simétrica respecto al plano del espejo.

Entonces, ¿por qué cuando escribimos sobre un papel nos invierte la palabra? Sencillamente porque, como el papel no es transparente, su proyección sobre el espejo exige un giro de 180º del mismo sobre un plano horizontal: no es el espejo el que ha invertido izquierda con derecha; somos nosotros los que hemos puesto las cosas del revés para posibilitar la proyección sobre el espejo. Así, por tanto, está claro que el espejo no cambia izquierda con derecha ni arriba con abajo; sin embargo nos parece que invierte la horizontalidad respetando la verticalidad.

¿Por qué nos parece esto? Volvamos con nuestra imagen especular. Cuando nos miramos al espejo, peinados con nuestra raya a la izquierda, y guiñamos nuestro ojo derecho nos parece que el individuo del espejo guiña su ojo izquierdo; en realidad nos estamos imaginando a nosotros mismos girando 180º para superponernos con el señor del espejo, y suponemos que el ojo que guiña este señor virtual es su ojo izquierdo. La imagen especular nos confunde tanto porque nosotros siempre imaginamos la superposición del objeto real con su imagen virtual, siendo esto posible, exclusivamente, cuando existe simetría respecto a un eje horizontal.

Si todas las letras fuesen como la U no nos parecería que el espejo invierte izquierda con derecha. Cuando se proyecta sobre el espejo un determinado objeto -o nosotros mismos-, siempre imaginamos los giros convenientes del objeto para que su imagen real coincida lo más exactamente posible con la especular; la no coincidencia absoluta tras este giro nos hace creer que el espejo produce una determinada alteración. No ha quedado explicado por qué no nos parece que el espejo invierte lo de arriba con lo de abajo, y viceversa.

Si una figura es simétrica respecto a un eje vertical, su imagen especular coincide exactamente con la figura; si no es así la imagen especular no coincidirá con ésta. Ahora bien, con los giros apropiados, dependiendo de la simetría de la figura, podremos conseguir la congruencia más aproximada con la imagen especular. Si esta congruencia es total en un eje vertical, persistiendo diferencias en un eje horizontal, nos parece que el espejo invierte izquierda con derecha; si la incongruencia es en un eje vertical, decimos que el espejo invierte lo de arriba con lo de abajo.

Cuando nos asomamos a un espejo, peinados con raya a la izquierda, y el señor del espejo se nos aparece con raya a la derecha es porque nos imaginamos mirando como nos mira el señor del espejo, lo cual nos obliga a girar 180º. Cualquier persona real que, mirándonos de frente, tuviese la raya a nuestra izquierda, en realidad la llevaría a la derecha. Esta misma regla, que aplicamos a los objetos reales de forma automática, también la queremos aplicar a los objetos virtuales del espejo, y aquí surge la confusión. Si el señor del espejo tiene el reloj a nuestra izquierda, aunque nos parezca que se trata de su mano derecha, quien produce la imagen especular lleva el reloj en su mano izquierda.

No podemos aplicar a las imágenes especulares las mismas reglas que a los objetos reales. Cuando miramos de frente a un individuo y observamos su reloj de pulsera, para saber en qué mano lo lleva, realizamos un giro mental de 180º para situarnos en su lugar – es decir, mirando hacia nosotros mismos -, y comprobar en qué mano nuestra quedaría el reloj. La experiencia repetida nos hace saber que si lo lleva a nuestra derecha, en realidad está en su mano izquierda. Esta rutina nos lleva a que apliquemos a la figura del espejo las mismas reglas que a los objetos reales.

Nosotros no podemos vernos a nosotros mismos directamente, pero la imagen del espejo no la podemos interpretar con las mismas reglas que aplicamos cuando vemos a otra persona. La imagen del espejo no somos nosotros tras girar 180º, que es lo que nosotros imaginamos cuando vemos a otra persona de frente para situar su raya en el pelo, su reloj, etc., etc. La imagen del espejo es como si miráramos en sentido opuesto pero sin girar 180º; es decir, lo que está a nuestra izquierda en el espejo está a la izquierda en el objeto real; igual ocurre, obviamente, con lo que queda a nuestra derecha.

Para ver la imagen de cualquier objeto en un espejo debemos situar el objeto frente al espejo, es decir, con la cara que se refleja opuesta a nosotros. Para ver esta cara, y compararla con la imagen especular, debemos girar el objeto 180º -o hacerlo nosotros-. Este giro del objeto lo podemos realizar sobre un eje vertical, en cuyo caso aparecerán invertidas las relaciones izquierda-derecha, o sobre un eje horizontal, apareciendo arriba lo que estaba abajo en el espejo, y viceversa.

Esta es una explicación más sencilla de por qué el espejo no invierte la relación arriba-abajo, abajo-arriba. Si pintamos un monigote sobre un papel y queremos proyectarlo sobre un espejo, lo podemos hacer de dos formas: girando el papel 180º respecto a un eje vertical – que es lo que se hace normalmente -, en cuyo caso se invertirá la relación izquierda-derecha, o girando el papel los mismos grados respecto a un eje horizontal, en cuyo caso la cabeza del monigote se proyectará abajo y los pies arriba, no invirtiéndose la relación izquierda-derecha.

El espejo es inocente, y proyecta lo que le ofrecemos en el mismo lugar y a la misma distancia respecto al plano del espejo; si tenemos que girar el objeto para proyectarlo, este giro será el responsable de las diferencias que observamos entre el objeto real y su imagen especular. Esto, y solamente esto, es el origen de todas nuestras perplejidades respecto a las imágenes del espejo.

Pienso que, con las explicaciones que hemos ofrecido, el lector debe estar pertrechado para responder a las preguntas que se formulaban al inicio del artículo; de hecho alguna de ellas ha sido contestada de forma explícita.

Conceptos como grande y pequeño, izquierda y derecha, arriba y abajo, son conceptos relativos. Si mañana, al despertarnos, todo, absolutamente todo, hubiese doblado su dimensión, no nos daríamos cuenta. De hecho, el metro con el que medimos también se habría duplicado, así como las longitudes de onda de las diferentes radiaciones. Siempre que decimos que algo es grande o pequeño, lo hacemos en relación a otra cosa que utilizamos como baremo de comparación. ¿La imagen especular es relativa? Si mañana todo se convirtiese en su imagen especular, ¿advertiríamos la diferencia? Esta cuestión se la dejo al lector para que la medite, esperando que pueda resolverla sin dificultades.

El movimiento también es relativo: si nos cruzamos con un coche que va a 100Km/h, y nosotros vamos a 90 Km/h, nuestra velocidad relativa es de 190Km/h; si por el contrario, el vehículo que va a 100 nos adelanta, su velocidad con respecto a nosotros es de 10 Km/h. En su teoría de la relatividad especial, Albert Einstein, enunció su principio de la relatividad, que establecía que las leyes de la Física son las mismas para todos los observadores en movimiento uniforme. Posteriormente, en su teoría de la relatividad generalizada extendería el principio a todos los observadores, sin que el movimiento relativo tuviese que ser uniforme.

A veces se ha aprovechado el enorme prestigio de la teoría y del propio autor para defender ideas absolutamente ajenas al campo de la Física. De hecho el arte, la moral, la literatura, y muchísimas otras ramas del saber, han querido encontrar fundamento para su subjetivismo en Einstein; ni que decir tiene que tales extrapolaciones están absolutamente injustificadas y carecen de todo fundamento, debiendo formar parte, más bien, de la antología del disparate.

¿Qué nos queda, si parece que hemos dicho que todo es relativo? Si bien Einstein desmontó algunos absolutos -como el tiempo y el espacio- , no es menos cierto que introdujo otros, como su principio de la relatividad, en el que dice que todas las leyes de la Física, sin excepción, son las mismas para cualquier observador -no existe ningún observador privilegiado- . Esta afirmación no tiene nada de relativa, sino todo lo contrario. No es de extrañar que Einstein tomase a mofa las interpretaciones de su teoría que elaboraban toda clase de filósofos de salón.

El estudio de la relatividad de muchos conceptos fue lo que me impulsó a escribir un artículo sobre las imágenes especulares, dado que en este caso, el asunto entrañaba, al menos para mí, mayor dificultad. Espero haber contribuido a que a partir de ahora la gente sepa mirarse al espejo".

Ernesto Sánchez de Cos Escuin


domingo, 25 de noviembre de 2007

Alfred Stieglitz, o como elevar al nivel de arte la fotografía

Alfred Stieglitz fue probablemente el primer fotógrafo que se interesó en convertir a la fotografía en una disciplina artística, como lo pueden ser la pintura o la escultura. Nacido el 1 de enero de 1864 en Nueva Jersey, pronto se mudó a Alemania con su familia, donde estudiaría fotografía, dejando inconclusos sus estudios de ingeniería mecánica. Durante estos años se dedicó a viajar por Europa retratando a campesinos o tomando instáneas de paisajes, trabajo que le valió numerosos premios y el reconocimiento de otros fotógrafos.

Pronto regresó a Estados Unidos, instalándose en Nueva York, ciudad donde desarrolló el grueso de su obra. En 1893 se casó con Emmeline Obermeyer, matrimonio del cual nació su primera hija Kitty. Gracias al dinero de ambas familias, no necesitaron trabajar para poder vivir holgadamente, lo cual fue positivo para que Alfred desarrollase su arte. De 1893 a 1896 Stieglitz fue editor de la revista American Amauter Photographer, pero hubo de claudicar, tras lo cual se interesó por el New York Camera Club convirtiendo su boletín Camera Notes en una publicación seria y de rigor.


En 1902 organizó el grupo Photo-Secession al que sólo se podía acceder mediante estricta invitación, con el objetivo de que la fotografía se convirtiese en una disciplina artística más, "como un medio de expresión individual". De 1902 a 1917 este grupo publicó la prestigiosa revista Camera Work, llevó a cabo numerosas exposiciones y contó entre sus filas con otros importantes fotógrafos como Edward Steichen o Alvin Coburn. A raíz de la formación de este grupo, de 1905 a 1917 Alfred dirigió las Little Galleries of Photo-Secession en el 291 de la Quinta Avenida, que se terminaron por conocer como las 291 por el número de la calle donde se encontraban. Stieglitz insistía en el hecho de que la fotografía pareciese fotografía, para poder abrirle un nuevo camino a la pintura en busca de mayor abstracción y subjetividad.


En 1918 se divorció de su mujer Emmeline para poco después casarse con la pintora y modelo de muchas fotografías Georgia O´Keeffe. A pesar de que el éxito les sonrío a ambos en el terreno profesional, su matrimonío se desgastó debido a la débil salud de Alfred, que sufría del corazón, obligando a Georgia a cuidarle constamente. Ella, a modo de escapada, pasaba mucho tiempo en Nuevo México para poder desentenderse de su marido.


En la década de 1930, una nueva mujer llegó a la vida del fotógrafo, Dorothy Norman, la cual posaba desnuda para él, y se convirtió en una fuerte rival para Georgia. Tanto estas fotografías como las que le tomaba a su esposa son reconocidas como los primeros ejemplos en los que se explota el potencial de fragmentos aislados del cuerpo humano mediante la fotografía.


A partir de 1937, Alfred veraneaba en el Lago George, en Nueva York, donde empleaba un cobertizo a modo de cuarto oscuro, y pasaba los inviernos en en el hotel Shelton de Manhattan junto a su esposa Georgia. Murió en 1946 a la edad de 82 años, siendo un firme apoyo para O´Keeffe como ella lo fue para él.


Las fotografías de Stieglitz con nieve, lluvia, oscuridad, u otros elementos nunca explorados en la fotografía hasta entonces hicieron impacto en la sociedad que llegó a reconocerle como una autoridad en la materia, siendo incluso premiado fuera de su país en algunos concursos pioneros. Sus fotografías nos hablan de una persona obesionada con la técnica perfecta, buscando plasmar en sus instantáneas no sólo lo que ve, si no hacerlo de un modo pictórico, empleando para ello luz y texturas a la perfección. Es por ello que se dice que, en contraste con la época en la que le tocó vivir, desarrolló un estilo pictorialista con su cámara en las más adversas condiciones, desterrando el concepto de "arte mecánico" que tantas veces se ha asignado a la fotografía.

Probablemente si él no hubiese desempeñado la labor que realizó durante tantos años de su vida para lograr difundir la fotografía y elevarla a la categoría de arte, puede que ahora siguiese siendo lo que fue antaño, tan sólo una forma de plasmar la realidad sin subjetividad ni experimentación alguna, y nos hubiesemos perdido el arte de otros muchos fotógrafos empeñados en hacer arte con su cámara fotográfica.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

C. D. 1334, Eyaculación Post-Mortem, Sex Gang Children y Zadera en concierto

Me voy la semana que viene a Madrid a lo que bien podría ser un mini festival, pero no, son dos conciertos distintos, el primero el viernes 30 de noviembre con C. D. 1334 y Eyaculación Post-Mortem (grupo que ya he visto en directo y me muero por volver a verlos tocar), y el segundo el sábado 1 de diciembre con Sex Gang Children y Zadera. Amanda me acompañará en semejante periplo, Viveka hará de anfitriona, y algo me dice que será un GRAN fin de semana. Ya llevaba tiempo queriendo volver, ¡adoro Madrid!

viernes, 16 de noviembre de 2007

Certamen Foto H2O

Caliente

Hoy me han despertado con una buena noticia: esta fotografía, que ya había publicado no hace mucho por aquí, ha sido seleccionada en el certamen Foto H2O de la Xunta de Galicia para aparecer en un calendario del próximo año 2008 ilustrado con fotografías acerca del agua y de nuestra relación con ella. El lugar que yo elegí para realizar la foto fue Las Burgas de Ourense, el lugar más representativo de nuestra ciudad (y puede que de Galicia) de la relación del ser humano con el agua.

Lo dicho, una buena noticia con la que me han despertado hoy por la mañana, ojala todas las mañanas me llamasen para decirme cosas similares.

martes, 6 de noviembre de 2007

Soy pro, que honor

¡Ya soy pro en flickr! Ya no tengo límites en la subida de fotos, ni en la creación de álbunes y colecciones, y otros tanto privilegios tan sólo reservados para aquellos que no nos duele pagar 17€ al año por tener una galería propia en la red.

Aquí os dejo un link a cerca de algunas de las ventajas de flickr frente a deviantart (en inglés), para todos aquellos que puedan preguntarse el por qué de no haber elegido este último. Sin duda alguna, la más contundente es la primera, No Anime!, que ya cansa tanto manga hasta en la sopa. Eso sí, no dejaré de visitarla, hay mucho arte desparramado indiscriminadamente para gozo de todos.

La Máscara
"La Máscara", ve más en mi flickr, donde si no.

domingo, 4 de noviembre de 2007

La Viuda

La Viuda
"La viuda es viuda porque mató a su marido".

Sesión de fotos "La Viuda", visiten mi flickr para ver más.

Sobre cabellos

GOTA UNDÉCIMA:

Pelirrojas
Fotografía por Lilouk, retocada por mí, perteneciente a la sesión para Atelier Amoelbarroco.

Cuando acaricio el cabello de una mujer nada me importa que sea de un color u otro. Simplemente, ríe y goza mi amor. No obstante, no he podido dejar de hacer determinadas observaciones, probablemente llenas de simplicidad. Las mujer pelirrojas, según he podido descubrir, son por lo general los especímenes más vívidos de su sexo y a la vez las más volubles de carácter. Son irremediablemente coquetas: no puedes esperar de ellas más que una cosa... Algunos petulantes, llevados quizás más de un inconexo impulso de su alma que de los dictados del corazón, las tienen por mujeres muy dulces: acaban siendo decepcionados porque no supieron prever las amarguras de su elección con la necesaria dosis de autoestima que se precisa para no ser víctima de la voluptuosa veleidad de las pelirrojas. Y no son las mujeres de cabello negro, las españolas y las italianas, como creen muchos, las más apasionadas. Son, por el contrario, bastante cautas, por lo que resulta fácil que hieran aún más que las pelirrojas. He oído decir que las mujeres de cabellera negra tienen el cerebro muy grande, más que las otras, por lo cual ha de ser forzosamente un cerebro más activo: más cauto y peligroso. Disraelí (el joven) ha dicho, por ejemplo, que el espíritu de posesión en las mujeres indica amor de corazón, amor sincero. Me permito discrepar. Eso sólo indica capacidad de concentración y de pensamiento, no pasión. Pero me parece que estoy haciendo algo así como vagabundear por mi texto. Así que prefiero dejarme de más palabras y pido perdón. Mejor eso que perderme junto a mi texto. Perdernos juntos mi texto y yo.

James Mangan, Una dosis de sesenta gotas de láudano.


lunes, 29 de octubre de 2007

Love at first sight (o lo último de Rue Morgue)

Aún me estoy recuperando del fin de semana, por ello todavía no me encuentro con fuerzas para hablar de la última de nuestras fechorías Rue Morguianas. Ni siquiera he descargado las fotos al ordenador, y las únicas que tengo han sido vilmente sustraídas del flickr de Amanda. Como estas, en las que me veis con la que será nuestra mascota de las fiestas, La Rata Paca, o Pepa, creo, porque le pusieron mil nombres y todos ellos en esa onda de nombre chistosillo, yo sin embargo preferiría que se llamase Montse, o Patricia, para darle más seriedad al asunto, pero va a ser que no. Adrián se sorprende, no sin razón, de nuestro beso dentado, tan afectuoso como efectivo.

Mañana, o esta semana, quizás, tengan una crónica más exhaustiva de lo que fue la fiesta En Honor a Nuestros Muertos que dimos el pasado viernes 27 en el pub Velvet de Coruña. Adelantaré que fue genial en todos los sentidos que la genialidad abarca.

¡Sigan leyendo, tchan tchan tchan!

jueves, 25 de octubre de 2007

As Burgas de Ourense


Con toda probabilidad, quien haya visitado Ourense, o quien haya oído hablar de esta ciudad, sabe de la existencia de las Burgas. Las Burgas no son más que un conjunto de fuentes de las que manan aguas termales, y alrededor de estas ha ido construyéndose y creciendo la ciudad que hoy en día conocemos los ourensanos. Este agua sale a una temperatura de 67ºC, y se le atribuyen cualidades curativas para algunos tipos de dermopatías. El lugar de donde provienen estas aguas no es del todo claro, si bien se especula que su origen se encuentra bajo la capilla del Santo Cristo, en la Catedral de la ciudad, o bien de un supuesto volcán situado en la base de Montealegre que en algún momento podría llegar a explotar. Esperemos que no, caramba...

Para toda la gente que vive en Ourense, las Burgas son un símbolo de la ciudad, nuestro monumento más conocido y probablemente el más cuidado. Me parece curioso que el lugar pocas veces se encuentre en soledad, cada muy poco tiempo se acerca algún ciudadano a recoger en botellas o garrafas el milagroso fruto que mana de estas fuentes, probablemente para lavarse o para remojarse buscando remedio para alguna rareza de la piel.


Dos fuentes
Un pequeño montajillo hecho con dos imagenes de las fuentes.

A remojo
Como os decía, la gente se remoja en estas aguas para curarse... o quién sabe si para calentarse.

Ah, y las fotos también están en flickr.

jueves, 18 de octubre de 2007

Lovecats

No le sorprenderá a nadie que me conozca mínimamente el hecho de que colecciono fotos de gatos. De manera sistemática veo la imagen de uno de estos pequeños felinos y la guardo en una carpeta de mi disco duro dedicada en exclusiva a ello. En fotolog.com hay centenares de usuarios que suben fotos de sus mascotas gatunas para regocijo mío, y seguro que el de muchos otros (como Clementino o Danaghr, dos de mis preferidos). Contemplar a un gato es para mí un placer sin igual, la simple visión de uno de estos animales hace que desvincule mi atención de cualquier otra cosa y que la ponga sobre el ser en cuestión, siempre hermoso y adorable. Recuerdo que de pequeña, a pesar de la terrible alergia que me causaban, jugaba y acariciaba a los gatos de las casa de mis abuelos hasta que se me hinchaban los ojos como huevos y me picaba terriblemente la garganta, pero a mí tanto me daba, yo deseaba interactuar con ellos a toda costa. Por cierto, la alergia desapareció de manera gradual a lo largo de los años, gracias a dios.

Se puede decir que del gato me gusta todo. No pasa lo mismo con el resto de felinos, los leones por ejemplo, el gato es especial, mucho más aristocrático. Tanto tiene que sea salvaje, que viva al aire libre, que esté lleno de heridas producidas por sus frecuentes camorras o que parezca que tiene la tiña, el gato siempre conserva ese halo de elegancia y misticismo que tanto me atrae.

Ya sabían los egipcios, tantos milenios atrás, de los valores y aptitudes del gato. Son animales pulcros hasta la exageración, aunque ello signifique tener que alimentarse de ratas u otras alimañas para así mantener la limpieza del entorno (y porque, caramba, les encanta el juego de la caza, y muy seguramente el sabor de tan diminuto manjar). La diosa Bastet, diosa protectora del hogar, símbolo de la alegría de vivir, deidad de la armonía y la felicidad, era representada con cabeza de gato, y la verdad es que entiendo perfectamente el por qué de la elección de este animal para representarla. Matar a un gato era penado con la muerte, y muchos de ellos eran momificados y enterrados en ceremonias que ya quisieran para sí muchos humanos de aquel entonces.
En el Tibet son guardianes de reliquias y templos, seguramente por la inteligencia de la que siempre han hecho gala. Animales sagrados, se les considera acompañantes en el tránsito hacía la otra vida.

Sin embargo, hubo quién se empeñó en no comprender la natulareza esquiva y solitaria del gato, viéndolo durante siglos como compañero de brujas y amigo de Lucifer. Durante la Edad Media en toda Europa se produjo una especie de holocausto gatuno. Muchos eran quemados vivos o tirados desde campanarios. Aún hoy, encontrarse con un gato negro en señal de mal augurio para muchos, excepto en el Reino Unido, que ya se sabe que están bastante más avanzados que nosotros.

Realmente, no acabo de comprender el por qué de que mucha gente se empeñe en difamar a los gatos. Muchos se basan en argumentos falsos y baratos como ese tan manido que dice que son animales traicioneros, cuando en realidad lo que no entienden es que el gato no rinde cuentas a nadie y que por muy domesticado que logre estar jamás será el siervo de ningún amo. Frecuentemente se compara al gato con el perro, poniendo por las nubes a estos últimos como símbolo de lealtad y honorabilidad, y a mí que siempre me han parecido odiosas las comparaciones, en este caso más que nunca. Comparar a un felino con un cánido es como comparar a un zorro con una gallina. Si bien los perros son animales serviles, sociables, amables, cariñosos, ruidosos y sucios en según que casos, los gatos son independientes, inteligentes, calculadores, cómodos, silenciosos, limpios, cautos, y que conste que me declaro amiguísima de los perros, no tiene que ver una cosa con la otra, pero mi carácter casa mejor con el del gato. Los perros darán toda la compañía que quieras, pero el gato adquiere protagonismo por sí solo, el gato es sí mismo hasta las últimas consecuencias. El gato es siempre gato, y el perro a veces es un poco lameculos, para que vamos a negarlo.

Y bueno, sólo me falta hacer mención a su aspecto físico, lo primero que entra por los ojos y hace que derritas o no por un gatito u otro. Lo mío llega tan lejos que me gustan de todo tipo, de todas las clases y de todas las razas. Con pelo o sin el, rubios, negros, con manchas, atigrados, con cola, sin cola, grandes, pequeños, machos, hembras, cachorros, adultos, delgados, gordos, a mí tanto me tiene, yo amo a los gatos de todas las formas y colores. Tendría la casa sembrada de ellos si no fuese porque mi madre no estaría de acuerdo y por que es ilegal tener más de 5 mascotas en un piso. Ya saben amigos, cuando me independice, ya saben que hacer con esa camada de gatitos que acaban de encontrar bajo un puente al borde la muerte.

Y no se olviden de que no hay gato malo sino persona que no sabe comprenderlo. Los gatos son también animales cariñosos, agradecidos, divertidos, juguetones, fieles y confiados con quién han de serlo, recuerdenlo. Se lo digo yo, que sé de lo que hablo, llevo 10 años conviviendo con Gris, un ser un tanto complicado pero extremadamente inteligente y cariñoso (bueno, sólo cuando él quiere).

¿No es acaso imponente y adorable a la vez?

martes, 16 de octubre de 2007

En Honor a Nuestros Muertos, próxima fiesta de Rue Morgue


Rue Morgue y Distorted Vision se juntan de nuevo en la próxima Noche de Culto al Miedo, el viernes 26 de octubre en la Sala Velvet de Coruña. Ya sabéis, Lilouk, Trance, Droid y servidora harán los honores musicales esperando matar del susto a más de uno. ¡Ven con nosotros a conmemorar el Día de los Difuntos de este año 2007 con la música más espeluznante y los sonidos más retorcidos!

miércoles, 3 de octubre de 2007

Mirando por la mirilla

Ayer al fin llegó la lente de ojo de pez que había pedido por Ebay. A sacarle provecho.

Ourense

Ourense

Bonita camiseta

Pontevella Centro Comercial

Cuatro banderas

Cielo en llamas

Radiando

Hocico

Trufa.

jueves, 27 de septiembre de 2007

Flyer para Atelier Amoelbarroco

Queridos amigos, ante ustedes tienen el que será el flyer de Atelier Amoelbarroco (visiten su flickr mientras la web no está disponible), recuerden, esa marca de ropa tan elegante de la que les hablé en post pasados:

Pues bien, además de estar contenta con el resultado (y constarme que una de las artífices de todo esto, la señorita B. Brumaria, también lo está), me siento especialmente excitada porque este se trata de mi primer "trabajillo serio", tengan en cuenta que este flyer se repartirá por parte de la geografía española (¡y ojala llegue al extranjero!). Esperemos que guste a grandes y a pequeños, a caballeros y a damas por igual, y que alguien se fije en los títulos de crédito y que me soliciten para más trabajos (sueña Vacuii, sueña, que es completamente gratis).

martes, 25 de septiembre de 2007

Videando

Les voy a hablar acerca de las dos últimas peliculas que he tenido la suerte (o la desgracia, según se mire, sigan leyendo) de ver, la primera en el cine y la segunda hace unos minutos en la televisión, en la 2, para ser más exactos.


Título original: Death Proof
Director: Quentin Taran tino.
Reparto: Kurt Rusell, Rosario Dawson, Rose McGowan, Jordan Ladd.
Año: 2007
Nacionalidad: USA

No soy fan de Tarantino. Aún así reconozco que simpatizo con él, con su manera de entender el cine como un simple entretenimiento, con la estética y música de sus películas y además siempre he aplaudido lo bien que sabe elegir a su reparto. Ahora bien, reconozcan que sus peliculas son todas bastante vacías, brutas, excesivas y todas con unos diálogos muy parecidos entre sí.

Pues bien, "Death Proof" es más de lo mismo, pero esta vez más cafre si cabe. Aquí no hay argumento, por no haber se puede decir que no hay comienzo ni final, las motivaciones de los personajes, lo que piensan, lo que sienten y su pasado no existen, lo único que parece importar son las escenas sanguinolentas y los diálogos infinitos entre los personajes sobre cosas sin trascendencia y repletos de tacos.

La pelicula se divide en 2 partes: la primera, que llega a su culmen de noche en el bar (si tenéis tendencia a darle unos buenos tragos a cualquier bebida alcohólica los fines de semana y además fumáis habitualmente, saldréis del cine con un monazo de ambas cosas, al igual que yo), y por supuesto con la escena sanguinolenta número 1, que no pienso relatarles porque les estropearía la poca chicha que tiene el film; y la segunda con las 5 chicas del coche amarillo, donde si reconozco que disfruté de lo lindo con la persecución automovilística y con la de cafradas que suceden. Pero argumento, lo que se dice argumento... es que no tiene.

Se puede decir que la película es una consecución de escenas chulescas acompañada de música setentera molona a más no poder, donde se exhiben 8 muchachas, unas más atractivas que otras, pero todas igual de macarras, y un machote que parece de lo más oscuro y molón hasta que te das cuenta de que te han vendido la moto y que sólo es un pardillo esquizofrénico. Vamos, que si os gusta Tarantino, las escenas violentas, los Estados Unidos de América y la estética y la música de los 70 os gustará esta película, pero si queréis trascendencia y argumento, mejor ni se os ocurra verla. Eso si, divertida y entretenida es un rato largo.



Título original: Lakposhtha hâm parvaz mikonand.
Director: Bahman Ghobadi.
Reparto: Soran Ebrahim, Avaz Latif, Hirsh Feyssal, Saddam Hossein Feysal, Abdol Rahman Karim.
Año: 2004.
Nacionalidad: Irán-Iraq.

Cambiamos de tercio por completo. Dos películas distintísimas. En la primera, la violencia es diversión y espectáculo. En esta, la violencia es lo que es: crudeza y horror.

"Las tortugas también vuelan" es una película protagonizada por niños y jóvenes iraquíes, chicos que no son actores profesionales, y que quizás por ello muestran una frescura y credibilidad increíbles, seguro que también por estar acostumbrados a situaciones similares a las vividas en la ficción. Estos niños, capitaneados por Satélite (Soran Ebrahim), buscan conocer desesperadamente noticias a cerca del inminente ataque de los Estados Unidos a Iraq. A su población, que no es más que un campo de refugiados kurdos, llegan tres niños, una niña, su hermano, carente de brazos y el más pequeño, de apenas 3 años, ciego, quién creemos que también es hermano de ambos. No voy a contarles más detalles sobre el argurmento porque estaría estropeándoselo, pero imagínense las condiciones de vida de estos niños que son obligados a comportarse como adultos en un mundo de guerras, de migraciones forzadas, de miseria, de muerte y de caos.

La estética de la película es cruda, fría, parece un documental, pero a veces nos regala escenas preciosas, poéticas, donde la belleza surge entre lo terrible, de manera inesperada. Como ya he dicho, los chavales son lo mejor de la película, niños que no tienen ni idea de interpretación y de cine y que sin embargo nos conmueven mil veces más que esos niños (casi siempre repelentes) del cine norteamericano. Ellos nos muestran que las auténticas víctimas de las guerras siempre son los inocentes, ¿y que hay más inocente que un niño? Y lo más duro es siempre ver que a pesar del horror que viven, de la penuria de su situación, a veces son capaces de sonreír y de divertirse en medio de tanta miseria.

Una película muy cruda (hay una escena en concreto DURÍSIMA, de esas que hacen llorar hasta al más frío y calculador), pero que te hace pensar, reflexionar, y porque no, hacerte sentir bastante basurilla por estar sentado en tu sofá de tu mundo occidental lleno de comodidades y banalidades. Ni se os ocurra verla con la moral baja.


Ojala ustedes también las hayan visto y puedan darme su opinión sobre ambas, me gustaría conocer sus impresiones.


lunes, 17 de septiembre de 2007

A cerca de la falta de la educación imperante

Paso a transcribirles un artículo publicado en el periódico local ourensano, aka La Región, escrito por Don Fernando González Suárez, aka mi señor y estimado abuelo, "a propósito de las autoritas y otras cuestiones", tal y como se titula. Os lo traduzco al castellano, dado que el original fue concebido en gallego. Espero que estén de acuerdo con el texto ideado por mi abuelo al igual que yo lo estoy, parentescos a parte.

"Decía recientemente el señor Sarkozy que si alcanzaba la presidencia de Francia volvería a los tiempos en los que en la escuela los alumnos se ponían de pie con la entrada del profesor en el aula, en un gesto de saludo y de respeto. La verdad es que el trato recíproco entre alumnos y profesores debe ser de cortesía, de esmeradas formas, de buena educación, buscando con naturalidad la distancia que debe de existir entre personas de diferente edad y de distintos roles, y con el tratamiento que corresponde entre personas de distinta confianza.

Ciertamente es muy lamentable que los propios profesores tengan renunciado a esa "autoritas" que se deriva de su propia personalidad, de su mayor edad y como consecuencia de sus conocimientos superiores. ¿O es que ya perdieron esa autoridad por causas diversas, como puede ser, una menor capacidad, perdida de conocimientos, disminución de la personalidad, falta de vocación docente, y de esta forma no son merecedores del respeto del que estamos hablando?

Es curiosa la evolución del tratamiento que los discentes le dispensan a los docentes. Hace algunos años, los alumnos se dirigían a sus profesores anteponiendo el título de don; así era como nos dirigíamos a nuestros profesores; y de Don Ramón o Don Marcelo, por ejemplo, se pasó a denominarlos señor profesor, sin más; y posteriormente de profesor sin nisiquiera el señor delante, de una forma completamente indefinida que es la táctica con la que se intenta despersonalizar a alguien, utilizando un sistema de igual para todos. Esta evolución es el resultado de la consecuencia de la perdida de la "autoritas", es pasar de tener al profesor o maestro en una peana, es decir, en una tarima, a tenerlo en suelo, a ras, al mismo nivel de todos.

Y todo tiene relación o todo está conectado. Se comienza con el uso indiscriminado del tuteo. Todos tenemos el mismo nivel. Ya no importa la edad del interlocutor. Es lo mismo, lo que pasa es que te ponen el tú por delante, sin darse cuenta de que los tratamientos dependen de las personas y de la confianza entre ellas. La cortesía indica que el trato tiene unas expresiones bien claras, y no vale tutear, como se hace hoy en día, con todo descaro. Ahora, hasta ciertos curas tutan a los evangelistas; así dicen "lectura del Santo Evangelio según Lucas o Mateo..." ¿Pero no quedamos en que son San Lucas y San Mateo? ¡Qué confianzas son esas! ¿O es que quieren suplir con el tuteo la perdida que significo la renuncia al púlpito? Esto equivale la perdida de la tarima del profesor a la que antes aludimos.

Lo mismo sucede con el saludo entre las personas. Que cosa más ridícula es el besuqueo generalizado. Está muy bien que se produzca entre personas de confianza, o entre personas de confianza, o de trato familiar análogo. ¿Pero entre desconocidos o entre los que acaban de ser presentados? Y ya no digamos besar a una mujer que lleva algunas capas de maquillaje. ¡Qué desagradable! Ni para el que besa ni para la besada. Será antiguo, pero el saludo con un apretón de manos o besar en la mano a una dama, es de una sutileza y de una elegancia exquisitas. ¿Y las despedidas? Chao por aquí, chao por allá, deformando un término italiano que no tiene nada que ver con la despedida de nuestra cultura.

Otra manía que se ha convertido en moda. El "graffitti". Nada que ver con los aparecidos en las ciudades romanas de Pompeya y de Herculano. Ahora se ensuncian los muros y las paredes, o cualquier otra superficie limpia, con pintadas que ponen de manifiesto la subcultura de los autores, además de forma reiterativa. Los "ensuciadores" y los "chicleros" son una plaga urbana de estos tiempos, van dejando las huellas que les apetecen aunque nos molesten a todos, con estos sus caprichos tenemos que soportarlos.

Por lo tanto todo tiene su por qué y su explicación. Las menores exigencias en los conocimientos, la modificación contínua de los planes de estudios, la perdida de la disciplina en el aula y en el colegio, la falta de expresión oral, el practicamente total desconocimiento del lenguaje matemático y la incultura que se deriva del abandono de ciertas materias que luego son muy útiles en la vida ordinaria dan lugar a que se produzcan confusiones, como confundir al heroe troyano Héctor con un personaje bíblico, paradigma de incultura, por poner un ejemplo, son todas cuestiones que se suman a lo que advertimos más arriba, y de esta forma nuestros estudiantes alcanzan en Europa una posición en la cola entre los países pertenecientes a nuestro entorno cultural.

Menos mal que se acaba de inventar la panacea, la educación para la ciudadanía, que va a resolver el problema de la cultura, de la buena educación, del respeto a los proferores, de no pintar las paredes, de no tirar chicle al suelo, y así sucesivamente. Eso ya pertence a otro analisis".

Patata africana


Lo mejor del día de ayer no fue el encontrarme con esta patata frita cuya forma evoca a la de África y quedarme bizca mientras la contemplaba, no, lo mejor fue la noche aunque también lo peor.

¿Qué hacer cuando tu vida es una puñetera tragicomedia?

martes, 11 de septiembre de 2007

Sesión fotográfica para Atelier Amoelbarroco

Atelier Amoelbarroco
Hete aquí algunas de las fotos de la sesión para Atelier Amoelbarroco.

Como podeis ver, Amanda, yo y Viveka posamos con las prendas diseñadas y confeccionadas por esta última y su socia Penélope para su línea de ropa Atelier Amoelbarroco. Que decir, además de que me parecen diseños maravillosos y con tejidos de gran calidad, ninguna de las piezas parecían cutres al tacto ni a la vista y estaba perfectamente rematadas. Asi que ya saben, si quieren vestirse así de elegantes, dentro de muy poquito podreis encontrar estos y otros diseños en su web y en la tienda madrileña La Morgue.

Como dato curioso, decir que el dibujo que luce el vestido que llevo puesto es de Laura Wächter, genial ilustradora.

Poco a poco iré subiendo más fotos, de momento hay unas cuantas ya en mi flickr. Espero que os gusten, así como la ropa.

Atelier Amoelbarroco

Atelier Amoelbarroco

Atelier Amoelbarroco

Atelier Amoelbarroco